«Que sólo aquel que ha vivido, tiene derecho a morir»

A siete años de su partida, el poeta se burlaba de la muerte. Sabía que estaba cerca de la eternidad, porque cantaba y vivía intensamente.
domingo, 08 de julio de 2018 · 11:57

Villa Carlos Paz.-  “El último libro de Facundo Cabral” rescata los manuscritos que escribiera el juglar en su paso por Villa Carlos Paz.

En el verano del 2008 fue uno de los protagonistas de la obra “Garay esquina Cabral” que hizo temporada en el Teatro del Lago y aprovechó para escribir un poemario que se lo dejó a su amigo Pedro Solans para que se lo publicara cuando él muriese. 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(Extracto de la obra "El Ultimo Libro de Facundo Cabral)

 

Las muertes que dolieron

 
El poeta se burlaba de la muerte. Sabía que estaba cerca de la eternidad, porque cantaba y vivía intensamente. Había tocado el subsuelo pero también el cielo. Entonces, se reía, y se reía sarcásticamente. Aunque  lograba silencio cuando contaba el dolor que le causó el accidente que se llevó a su mujer  e hija.
“Cuando murieron mi mujer y mi hija en un accidente aéreo en Chicago; -un avión de una empresa de Estados Unidos se cayó al mar-; me llamó la Madre Teresa ¿Sabes qué me dijo?  
-¡Ah caramba! Ahora sí que estás en un gran problema.  ¿Dónde vas poner el amor que te va a sobrar?  
Y me llevó a Calcuta a lavar leprosos y me salvó.   
-Pon el amor donde haga falta. Me dijo. 
“Todos tenemos corazón, cerebro, alma, espíritu. Algunos todavía tenemos las dos piernas, algunos todavía vemos algo. ¡Mi Dios! ¿Cómo es posible que yo pueda sentirme pobre y desdichado?
Si yo solamente gozo esos elementos que me ha dado Dios, y los pongo a trabajar, la vista para ver, el oído para escuchar, los pies para caminar, las manos para hacer... ¡Caramba! Seríamos una sociedad extraordinaria. 
Por algo, Jesús en la cruz dijo: "perdónalos Señor, no saben lo que hacen". Lamentablemente hoy, viendo cómo vive la mayoría, creo que diría lo mismo: "Perdónalos Señor, siguen sin saber lo que hacen"     
 

Galería de fotos

Comentarios