El mundo en contra de Estados Unidos e Israel

Desde la ONU, pasando por la Unión Europea, países musulmanes y el mismo papa Francisco, manifestaron su rechazo a la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Enterate en esta nota qué dijeron.
jueves, 07 de diciembre de 2017 · 09:12

Mientras que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, celebraba un "día histórico" por la decisión de Donald Trump  a la vez que aseguraba que ésta no cambiará el statu quo en torno a los lugares santos de la Ciudad Santa para judíos, cristianos y musulmanes, diversas organizaciones internacionales repudiaron el accionar de ambos países.

Así, el papa Francisco había advertido este miércoles a respetar el statu quo en Jerusalén y a dar muestras de "sensatez y prudencia", antes de que Trump reconociera oficialmente a la Ciudad Santa como capital de Israel.

"No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días", había señalado el pontífice argentino.

Otra postura más reaccionaria fue tomada por Irán y que criticó duramente  dicho reconocimiento, aludiendo a que esto provocará una "nueva intifada" palestina.

"La provocativa e imprudente decisión de Estados Unidos provoca a los musulmanes y enciende una nueva intifada, así como una escalada de comportamiento radical, iracundo y violento", sostuvo el Ministerio iraní de Relaciones Exteriores en su sitio web.

En tanto, el presidente Palestino Mahmud Abas se refirió al hecho y declaró: "Mediante estas decisiones lamentables, Estados Unidos boicotea deliberadamente todos los esfuerzos de paz y proclama que abandona el papel de patrocinador del proceso de paz que ejerció en las últimas décadas".

Por su parte, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erakat, indicó que el presidente estadounidense había "destruido" la llamada solución de dos Estados al anunciar el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

A su vez, el movimiento islamista palestino Hamas  acusó a Trump de "abrir las puertas del infierno". Debido a esto, Ismael Raduan, alto responsable de Hamas, llamó a los países árabes y musulmanes "a cortar los lazos políticos y económicos con las embajadas estadounidenses y a expulsar a los embajadores" de Washington.

Con respecto a la ONU, secretario general  Antonio Guterres, manifestó su preocupación y dijo que  el estatus de Jerusalén debe ser decidido por una "negociación directa" entre israelíes y palestinos, recalcando  que siempre ha estado "en contra de toda medida unilateral".

Por su parte, el portavoz del gobierno de Jordania, Mohamed Mumeni, emitió un comunicado en el que señaló: "La decisión del presidente estadounidense de reconocer Jerusalén como capital de Israel y la transferencia de la embajada estadounidense a esa ciudad constituyen una violación de las decisiones del derecho internacional y de la Carta de Naciones Unidas".

La Unión Europea también se refirió al escándalo internación de Estados Unidos e Israel y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, expresó "La Unión Europea expresa su seria preocupación sobre el anuncio del presidente de Estados Unidos sobre Jerusalén y las repercusiones que eso pueda tener sobre las perspectivas de paz", afirmó Mogherini en comunicado.

Turquía no se quedó atrás  y por medio Twitter el ministro turco de Relaciones exteriores, Mevlut Cavusoglu, escribió "Condenamos la irresponsable declaración de la administración estadounidense. La decisión va contra la ley internacional e importantes resoluciones de Naciones Unidas".

En cuanto a la canciller  de Alemania, Angela Merkel,  dejó en claro que su gobierno no apoya la decisión de Donald Trump, afirmando: El gobierno alemán "no apoya esa decisión porque el estatuto de Jerusalén sólo puede ser negociado como parte de una solución de dos Estados", declaró la canciller, citada en un tuit de su poartavoz, Steffen Seibert.

Para el presidente francés, Emmanuel Macron, la medida impuesta de Trump es"lamentable" y pidió "evitar a cualquier precio la violencia", a la vez que  recordó "el compromiso de Francia y Europa con la solución de los dos Estados, Israel y Palestina viviendo como vecinos en paz y seguridad en fronteras reconocidas internacionalmente con Jerusalén como capital de los dos Estados".

Por último, Gran Bretaña "discrepa" de la decisión de Trump y la considera "de poca ayuda", según la primera ministra Theresa May, que se refirió al hecho mediante un comunicado.