Denuncian que Walter Gispert habría querido extorsionar a Esteban Avilés

Dirigentes de Carlos Paz Unido revelaron este fin de semana los detalles de la ruptura política que hubo entre el sector juecista que lidera Walter Gispert y el intendente Esteban Avilés.
martes, 21 de noviembre de 2017 · 10:38

Villa Carlos Paz.- Dirigentes de Carlos Paz Unido revelaron este fin de semana los detalles de la ruptura política que hubo entre el sector juecista que lidera Walter Gispert y el intendente Esteban Avilés.

La ruptura se dio por las presiones que venía sufriendo Avilés por parte del entonces presidente del Concejo de Representantes que aspiraba a ser el candidato a intendente y sucesor del liderazgo del espacio político que gobierna Carlos Paz.

En ese contexto, -dijeron-, Avilés cedía a las demandas de Gispert porque el intendente y todo Carlos Paz Unido consideraba que se estaba fortaleciendo una manera de gobernar. Para las elecciones del 2015, Gispert se quedó con tres bancas en el Concejo, la de él, la de Gustavo Molina que fue muy cuestionado en su momento y de Oscar Sequeira, además de cargos en el gabinete. Pero al otro día del triunfo arrasador de Avilés, los juecistas que lo siguen dieron una vuelta más de tuerca y desde la presidencia del Concejo y sin consenso lanzaron su candidatura a la sucesión.

El concejal avilecista Hugo Bustos, y estrecho colaborador político de la gestión municipal fue más allá en los detalles y dijo que (Walter) Gispert se había ganado un respeto en el armado de Carlos Paz Unido, pero todo se vino abajo cuando habría intentado extorsionar a Avilés, y desde ese momento el distanciamiento fue irreversible: "Quiso ser ungido a la fuerza, y luego perdió los estribos, hasta que se quedó sin la presidencia del Concejo. Dejó de ser confiables porque mientras nosotros queríamos contenerlos, él y sus concejales se aliaban con la oposición para erosionar el gobierno".

Bustos explicó que salió a contar los detalles de la ruptura Avilés-Gispert porque hay un grupo de dirigentes que está cansado de perder tiempo en las ocurrencias de un edil que tomó su banca para encarar un revanchismo personal que no tiene por qué la ciudadanía de Villa Carlos Paz pagar los costos.

"A nosotros nos sorprendió mucho el cambio de Walter, porque en un momento creíamos que él podía ser uno de los candidatos a suceder a Esteban (Avilés) pero cuando empezamos a desbaratar denuncias absurdas hasta burdas que hacía la concejal radical (Natalia) Lenci con temas y letras de Gispert o Molina, la desconfianza hacia ellos fue creciendo," agregó el concejal.

"Luego pasó lo que está a la vista, es el rey de las contradicciones groseras, sus archienemigos pasaron a ser sus amigos íntimos. Se alió a (Carlos) Felpeto, a quien lo denunció de una u otra manera, a quien le confesó mil veces su odio, y bueno, un poco es el espejo de su jefe Luis Juez que dijo barbaridades de (Mauricio) Macri y ahora es el más obsecuente del Presidente de la Nación", siguió reflexionando Bustos.

"Pero como Gispert no encuentra lugar en el radicalismo, pretende que Felpeto le tire un hueso y lo considere, entonces asumió el rol de golpeador compulsivo de la gestión de "Carlos Paz Unido", y sistemáticamente, con mentiras y fabricando fantasmas trabaja en contra de Avilés.

Fue así su postura con el servicio de agua y la Cooperativa Integral, con las obras que realiza el Gobierno de la Provincia en nuestra ciudad, con la Cooperativa San Roque, y con tantas ordenanzas sobre los temas que él mismo impulsó siendo presidente del Concejo. Ahora ve supuestos fantasmas en la licitación de la recolección de residuos cuando se votó por unanimidad y él votó a favor; pero tal vez, Felpeto le bajó línea y chirolita tuvo que cambiar de posición como ya nos tiene acostumbrado. Lo que hay que advertir a los vecinos es la posición de odio que tiene este concejal, y que lo lleva a actuar sólo para destruir, no tiene una opción superadora para ser político ni dirigente de esta sociedad."

Bustos adelantó que seguirá desbaratando los ardides que trama los concejales del Frente Cívico para atrasar la ciudad.