Una familia de Villa San Nicolás se propone unir las sierras con Alaska

Tienen la intención de partir en el mes de abril y financiarán la mayor parte del viaje con el alquiler de su casa, aunque admiten que necesitan ayuda para refaccionar el rodado y adaptarlo al desafío.
jueves, 11 de octubre de 2018 · 20:25

Carlos Paz. «Por donde nos lleve el viento» es frase de cabecera de una familia de Villa San Nicolás que se propone unir las sierras de Córdoba con Alaska y prepara un viaje inolvidable por el continente americano a bordo de una casa rodante. Carina Oliva, Martín Sosa y sus hijos Malena y Simón se encuentran en los preparativos para iniciar un recorrido que los llevará hasta los hielos del norte.

Tienen la intención de partir en el mes de abril y financiarán la mayor parte del viaje con el alquiler de su casa, aunque admiten que necesitan ayuda para refaccionar el rodado y adaptarlo al desafío. El proyecto fue iniciativa de Martín, quien comparte con su esposa Carina y sus hijos la pasión por la aventura y que incluso forma parte de una importante comunidad de viajeros de la Argentina.

«Somos de Buenos Aires y hace seis años que vivimos en San Nicolás, donde decidimos mudarnos para cambiar nuestro estilo de vida. Nosotros trabajamos en un complejo hotelero de Carlos Paz, mi esposo en la recepción y yo en el área recreativa y también soy maestra jardinera. Somos una pareja que tenemos cuatro hijos, el mayor que está en Buenos Aires; Tomás que está a punto de egresarse de la Fuerza Aérea; Malena que está en segundo año y cursa sus estudios en el instituto Alfonsina Storni y Simón, que tiene dos años»; dijo Carina, en declaraciones realizadas a El Diario.

«Los dos más chicos viajarían con nosotros y tenemos la idea de esperar hasta el egreso de Tomás para salir, que creemos sería en el mes de abril. La verdad es que estamos muy entusiasmados con esta posibilidad, incluso Malena planea seguir estudiando a distancia durante el recorrido. Vamos a salir de Córdoba, visitaremos familiares en Buenos Aires y luego seguiremos hasta Uruguay, Brasil y luego hacia Bolivia. Ahí empezaremos a subir el continente, pasando por Perú, Ecuador, Colombia y luego por países de Centroamérica hasta llegar a Estados Unidos y Canadá»; agregó.

«Tenemos una combi homologada como casita rodante, la compramos a un vecino e hicimos algunos viajes por la zona, a Santiago del Estero, Cura Brochero y Mina Clavero. Es la primera vez que vamos a hacer un viaje tan largo, pero constantemente estamos recibiendo y hospedando viajeros en casa porque somos parte de varios grupos como Amigos de las Combi, Rodanderos, Combinautas y otros más. Ya sumamos el apoyo del hotel Howard Johnson y estamos buscando más sponsors, nos encantaría costear con nuestros ahorros el viaje, pero pedimos ayuda para acondicionar la casa rodante y ajustar algunas cosas. La idea es vivir de las artesanías»; destacó.

Consultados sobre las motivaciones que los llevan a embarcarse en semejante aventura, admiten que buscan salir de la rutina y sumarse a una comunidad de familias viajeras que viven sus días de una forma distinta. «Cuando Martín me lo propuso, pensé que estaba borracho. Me acuerdo que lo primero que le dije fue: ¿Y dónde vamos a bañarnos?»; contó Carina, entre risas. «La vida es muy corta y debemos aprovecharla, vamos para conectar con mucha gente, encontrar historias y visitar lugares maravillosos. Se aprenden de las diferentes culturas y los paraísos que vamos a ir encontrando. Es como si tuviéramos el jardín más grande del mundo, un día es mar y otro día un bosque. Vamos a ir a nuestro ritmo y no sabemos cuánto vamos a tardar, ni cuándo vamos a llegar, por eso bautizamos el proyecto con el nombre Por donde nos lleva el viento»; completó.


¿Cómo ayudar?

La familia creó una cuenta en la red social Facebook que se llama «Por donde nos lleve el viento», a través de la cual es posible conocer el proyecto y ayudarlos a cumplir el sueño. Para más información, es posible comunicarse al teléfono: (3541)-400477 o bien al número (3541)-666105.