La muerte de Natalí, esa tragedia que abre un debate en Argentina

El abogado Carlos Nayi, quien patrocina a la familia, aseguró a EL DIARIO que la joven murió por culpa de la «burocracia sanitaria argentina».
miércoles, 11 de julio de 2018 · 13:50

Porto Alegre (Brasil). La adolescente cordobesa Natalí Maidana murió ayer a la madrugada tras haber sido sometida una trasplante bipulmonar en la ciudad brasilera de Porto Alegre. Tenía 15 años de edad, padecía fibrosis quística y su caso había conmovido a la sociedad argentina. Antes de ser llevada por un avión sanitario de la Provincia, sus padres debieron batallar judicialmente para que APROSS se hiciera cargo de los costos de la operación. El abogado Carlos Nayi, quien patrocina a la familia, aseguró a EL DIARIO que la joven murió por culpa de la «burocracia sanitaria argentina».

La muerte de la joven causó indignación en todos los ámbitos, ya que meses atrás, debió batallar judicialmente para que la mutual APROSS le cubriera todos los gastos. En la Argentina, aún no se realiza la operación que requería y debió ser trasladada a Brasil, donde fue intervenida durante más de diez horas para recibir dos pulmones de sus padres y continuar aferrándose a la vida. Pese a que la operación resultó exitosa, Natalí sufrió un cuadro de septicemia generalizada y falleció.

En medio de la congoja, el abogado penalista Carlos Nayi, fue el encargado de dialogar con los medios y de dar la terrible noticia. «Hoy (por ayer) es un día de luto, un día de mucha tristeza, una muerte inmerecida e injustificada. No supimos cuidar y no supimos proteger a Natalí. Tenía todas las posibilidades, de haber actuado en tiempo real para haberla salvado. Una jovencita de apenas 15 años que se aferró a la vida cuyo destino fue alcanzado por un monstruo, una enfermedad que tiene un pronóstico fatal a corto plazo. De todas maneras de haber mediado sensibilidad, de haber mediado percepción, de haber mediado calidad humana la hubiéramos salvado»; puntualizó ayer.

«Ella nació con esta enfermedad y convivió con esta enfermedad. Desde hace 4 años, se volvió sumamente letal para ella. Ya no pudo ir al colegio y estaba prácticamente esclavizada a una máquina de oxigeno que le cambio la vida y la aisló de sus amistades»; dijo el penalista, quien luego cargó con dureza contra la «burocracia» mostrada por la mutual APROSS, debido a que en primera instancia se negó a cubrir los costos del tratamiento: «La última esperanza de la niña estaba en este trasplante. Las demoras, dilaciones y la burocracia, la insensibilidad, y el anteponer la cuestión económica a brindar una asistencia en tiempo real, terminaron con Natalí condenada a muerte. Este caso dejó al desnudo toda la falencia del sistema de salud. Yo espero todo esto cambie y no se produzcan más muertes innecesarias. A ella no solo la condenó su enfermedad».

Tras conocerse el fatal desenlace, el presidente del directorio del APROSS, Raúl Gigena, intentó defenderse ante las acusaciones y explicó a los medios: «Nosotros apelamos, pero de ninguna manera, ocasionó alguna demora en el proceso. Tal es así que a pesar de la apelación, la Provincia de Córdoba puso a disposición un avión sanitario y trasladaron a la niña y a los padres a Brasil».


Martina Clotti, el caso emblemático de Carlos Paz

En octubre de 2015, Carlos Paz amaneció con una triste noticia. La joven carlospacense Martina Clotti murió luego de ser trasplantada en Buenos Aires. Martina había nacido con fibrosis quística, estaba en el listado de emergencia nacional del INCUCAI y falleció tras haber sido trasplantada.

En Argentina, se estima que esta enfermedad afecta a una de cada treinta personas. Para la mejora en la calidad de vida de cada paciente, es fundamental su rápido diagnóstico. Córdoba conoció la enfermedad por la lucha de la familia Oviedo. Las mellizas Marisol y Maribel supieron transformarse en abanderadas contra la fibrosis y Marisol falleció, pero su hermana logró vivir.

Comentarios