Las lluvias aplacaron la gran sequía pero no movieron el caudal de los ríos

viernes, 14 de septiembre de 2018 · 09:36

Valle de Punilla.- Tal como lo venía anunciando el pronóstico extendido, finalmente ayer por la madrugada comenzó a llover en toda la región. Los densos nubarrones acompañados por relámpagos y truenos, desataron una intensa lluvia que se fue aplacando con el correr de las horas, hasta que a primeras horas de la tarde de ayer la tormenta se dispersó. En el valle de Punilla la zona más favorable con la precipitación fue justamente la más necesitada.

Las localidades del norte del valle de Punilla, como La Falda, La Cumbre, Los Cocos y Capilla del Monte, recibieron un promedio superior a los 45 milímetros. Esa cantidad de agua no caía desde el mes de abril, por lo que ese sector de la región atravesó el otoño y este invierno con una gran sequía que tuvo al dique San Jerónimo de La Cumbre, prácticamente seco todo el tiempo.

Además de la extensa sequia la zona fue afectada por grandes incendios forestales que tuvieron graves consecuencias ecológicas para todo ese sector.

En tanto en la zona de Cosquín, Villa Carlos Paz y la zona sur de Punilla, tuvieron un buen porcentaje de lluvias que rozaron los 35 milímetros. Sin embargo la sequía también tuvo en este sector su protagonismo y el nivel de absorción fue tan importante que ni bien terminó de llover, el suelo quedó parcialmente húmedo.

Ese nivel de absorción se trasladó a la cuenca de los ríos, cuyos caudales se mantuvieron imperceptibles a las precipitaciones ya que el San Antonio, principal afluente del San Roque, tuvo un leve aumento en su caudal.

Los promedios en la zona de alta montaña fue dispar, sin embargo lo suficiente para comenzar a humedecer los sectores más sensibles a los incendios forestales.

Celebró el campo

Los cultivos invernales que están en pleno desarrollo en Córdoba celebraron la llegada de lluvias, que permiten aliviar el escenario de déficit hídrico que venía sufriendo la provincia.

La situación ya había comenzado a dar señales de alerta, tanto para el trigo como para el garbanzo, pero el avance de un frente nuboso desde el sur del país trajo como saldo un aporte de hasta 37 milímetros en algunos puntos de la provincia.

Puntualmente, ese fue el registro en la zona de Villa del Totoral, según la estación meteorológica que el Ministerio de Agricultura y Ganadería tiene allí.

Otras zonas

En general, el centro-norte de Córdoba fue el más beneficiado por el frente tormentoso, con un buen promedio en todos los departamentos.

Este porcentaje fue también muy bueno para la zona de las Sierras chicas donde el dique La Quebrada, principal fuente de agua para los pobladores del sector está en sus niveles históricos más bajo.  Allí la lluvia alejo los fantasmas de la sequía y esperan que se cumpla el pronóstico que anuncia nuevas lluvias para la próxima semana.