Nano Stern: «Se vuelve urgente hablar y cantar de ciertas cosas»

martes, 29 de enero de 2019 · 17:29

Por Pao de Senzi

Cosquín. El trovador chileno Nano Stern llega a Cosquin para actuar en la séptima luna. Será el único artista internacional de esta edición del festival.

Chile ha tenido a través de su historia musical, grandes plumas en la poesía y en la composición, que han sido pilares en el compromiso. Víctor Jara, Violeta Parra, Quilapyún o Inti Iillimani, han recorrido la historia de la mano de la música, y han sido corresponsales de la historia de su país. La relación con Argentina ha sido tan fraternal como provechosa, creando vínculos humanos y artísticos, y generando un espacio que hoy está más vigente que nunca.

En lo últimos años, un trovador de aquel país viene recorriendo los escenarios argentinos, de la mano de sus composiciones, y ha hecho vínculos con artistas locales como Raly Barrionuevo, por caso. Nano Stern es reconocido por sus pares, y ha grabado con Joan Báez, Inti Illimani, Quilapayún, Pedro Aznar y Jorge Drexler, entre otros. Llega a Cosquín, el viernes 1° de febrero en la séptima luna como el único artista internacional de esta edición, y para los que aún no lo conocen, se presentará con un set en donde recorrerá buena parte de su carrera.

Ésta es tu primera vez en el festival de Cosquin y además, sos el único artista internacional que convoca el festival este año. ¿Cuál es tu apreciación sobre esta participación?

Nano Stern: -Me siento tremendamente honrado. Ya el sólo hecho de estar invitado a éste festival es un privilegio enorme, pero, más encima, ser el único artista internacional de ésta edición me parece una situación totalmente surrealista y onírica. Me alegra muchísimo saberme parte de una tradición de cariño y amistad que se remonta a los tiempos de Atahualpa y Violeta Parra, e incluso antes de eso. Nuestros pueblos son hermanos, nuestras culturas son parte de un tejido común, y por supuesto que nuestras músicas, como reflejos de los pueblos de los que nacen, son también piezas de un hermoso mosaico que brilla en ésta Latinoamérica llena de ritmo y color. Siempre, los artistas chilenos, han llegado al festival con un gran compromiso social y son emblemáticos en ese sentido.

¿Pertenecés a esa nueva generación chilena de músicos que tienen cosas para decir?

NS: -Siento que la música es un vehículo de expresión del alma humana, y en ella caben todas las manifestaciones de nuestro ser. Algunas de ellas son propias del ámbito de la intimidad, y otras de lo social, lo común, aquello que nos obliga a mirarnos como partes de un todo colectivo. Vivimos en tiempos complejos: para el mundo en general, para nuestro continente, y para nuestros países en particular. En ese contexto, se vuelve urgente hablar y cantar de ciertas cosas y creo que, generacionalmente, nos tenemos que hacer cargo de ese tremendo legado de canto comprometido, honesto y valiente.

Compartís la noche con Raly Barrionuevo y Pedro Aznar, cercanos a tu propuesta musical, y también, (en el caso del primero) muchas veces tu anfitrión en la Argentina. ¿Por qué pensás que se produce esta química entre vos y los músicos de aquí?

NS: -Porque, como decía antes, nuestros pueblos son parte de un tejido inseparable y necesariamente nuestros cantos también lo son. Creo que hay una conversación constante a nivel creativo entre ambos lados de la cordillera y ese diálogo no sólo es enriquecedor sino también muy fructífero.

Los cantautores y trovadores siempre han sido voceros de las cosas que sucede en sus regiones y el mundo. Seguramente pensarás que tus canciones hoy toman más fuerza por la situación en latinoamérica. ¿Cuál es tu posición al respecto?

NS: -En el último tiempo he ido tomando mayor conciencia de que lo que hago habita en el ámbito de la contracultura. Eso tiene muchas implicancias de todo tipo. Pero por sobre todo implica estar plenamente consciente de que no se puede estar con dios y con el diablo. De que cada decisión que uno toma, tiene una dimensión política, aunque no sea explícita. Me percato, con preocupación, de cómo nuestras sociedades se polarizan, en la medida que le siguen el juego a supuestos “líderes” cuyo negocio es sacar provecho de esa división. Y, en lo personal, creo que esa polarización es enormemente dañina para todos. En eses sentido quisiera, a través de mi canto, contribuir al encuentro, al debate constructivo, a la visión crítica de la realidad y a la construcción de una sociedad en donde prime una ética del respeto y de la celebración de las diferencias entre unos y otros.

¿En qué momento de tu carrera te encuentra esta llegada nuestro país?

NS: -Cosquín nos pilla en medio del verano, con el ímpetu propio de ésta estación, tocando bastante y disfrutando de cada concierto. Y pasado el verano se vendrá un período de actividad muy intensa, con grabaciones de nueva música y giras por norte y Sudamérica.

En cuanto al show mismo del 1 de febrero, haremos un concierto intenso, que recorre gran parte de mi discografía, y que por supuesto saluda y re imagina al folklore de mi país y a la enorme tradición que nos convoca. No soy capaz de expresar en palabras cuantas ganas tenemos ya de subirnos a escena y dejar todos nuestros corazones en ese puñado de canciones para así estrechar aún más el bello vínculo que une a ambos lados de esa cordillera gigante y majestuosa que nos hermana.

Nano Stern se presenta el viernes 1° de febrero en la séptima luna, junto a su banda (Nano Stern en voz, guitarra, violin y flauta, Pato Rojas en bajo y coros, Cristian Carvacho en batería, percusión y charango) y el tucumano Manu Sija como invitado.

Galería de fotos

Comentarios