La sexta luna trajo sonidos y colores del norte

Como un arcoiris, los colores del norte desplegaron su esplendor en la sexta luna. Salta, Jujuy y la Rioja pisaron el escenario de Cosquín en forma de cantores, ballets, cantoras y bailarines.
viernes, 1 de febrero de 2019 · 12:30

Por Pao De Senzi

(Especial para El Diario)

Fotos: Paul Amiune

Cosquín.- Luego del Himno a Cosquin, el Ballet Camin, abrió paso al Ballet ganador del pre Cosquin (Rebelión, de la sede Matanza). Bruno Arias salió a escena con una puesta cuyo hilo conductor fue el homenaje a Jaime Torres, con Ángela Irene, Candela Mazza y el Cuarteto Karé como invitados. Arias interpretó la canción “Yuyari” en el charango que perteneció a Jaime y que uno de sus hijos le hizo llegar. Como en cada una de sus actuaciones en Cosquin, Bruno presenta a un referente, y esta vez recibió al creador de la “Tonada para Remedios”, Willy Alfaro.

El Ballet Juventud Prolongada, también de Jujuy, fue quien precedió a una de las cantoras jóvenes que ya tiene un espacio indiscutido en los escenarios: Milena Salamanca, de familia de músicos y cantores del norte pero nacida en La Plata, de voz bella y comprometida. La interpretación de “Piedra y Camino” de Yupanqui, y “Arriba Quemando el Sol” de Violeta Parra junto a la agrupación Tierra Mestiza, se llevaron los aplausos. En el final interpretó la bellísima K´arallanta, incluida en su primer disco. “Seamos libres de corazón y acompañemos la resistencia”, fueron sus palabras al finalizar la canción, para sumarse a los bailarines frente al escenario.

De Salta llegaron Guitarreros con una selección de zambas carperas para el comienzo y un final con el himno a Cosquin que en sus voces, desde hace 8 años inaugura cada luna. Los salteños grabaron la canción emblema del festival en su nuevo disco, próximo a salir.

Jujuy también fue la fue la provincia protagonista de las Postales de Provincia, y llegó con todo el color de la quebrada. La pareja de baile revelación del 2018, Ramos - Echenique también tuvo su lugar en la sexta luna. Daniela y Andrés también son oriundos de Salta

Más carnaval norteño, esta vez de la mano de Los Tekis, con un duelo de percusión entre el escenario y las pantallas. Con la plaza colmada y de fiesta, los Tekis propusieron lo que la gente fue a buscar: una hora de adrenalina pura y fuegos artificiales. Detrás, estuvo la música, bien interpretada por excelentes músicos que salen a la cancha en los remansos musicales, como los bailecitos y las canciones. Ahí surge el color verdadero de una banda emblemática.

La retirada de los Tekis coincidió con la llegada de otro febrero, muy distinto al que propone Sergio Galleguillo con su fiesta chayera. Flor Castro y Josho González, junto al ballet inclusivo Los Únicos recorrieron el repertorio de poetas y compositores de la provincia, a través de buenas voces y buenos arreglos. Los riojanos no necesitan que le el agua corran

por la platea para que el público reconozca – y se reconozca- en una chaya, en una zamba o una vidala. Basta para conocerlos, una frase:

“Venimos acá enancados en nuestra cultura y nuestras canciones. Estamos construyendo un nuevo febrero.”

Una buena idea de los programadores fue poner previo al último – y ansiado- número final, a un ballet ganador del pre Cosquin. Hace años, con grillas larguísimas y públicos hostiles, -la memoria recuerda la malograda presentación de Luna Monti y Juan Quintero antes de los Nocheros - hubiera sido imposible.

Así que, con la plaza encendida, nuevamente subió a escena el ballet Rebelión, ganador del pre Cosquin que en la apertura compartió escenario con el Camin, y fue ovacionado: los bailarines abrieron el juego y dejaron de pie al público que ahí mismo recibió a Lucio Rojas.

A pura chacarera, baile y arenga, acompañado por su hermano Alfredo en coros, Lucio redobló la apuesta con su carrera solista, y cierra una noche con la plaza colmada, buscando acaso la consagración que no pudo ser el año anterior. Rojas cautiva a sus fans de una manera distinta a su hermano Jorge, aunque con repertorio similar: “No me abraces porque lloro”, “Marca Borrada“ y "Chaqueñamente

Comentarios