Una recorrida por las peñas del Cosquin 2019

viernes, 1 de febrero de 2019 · 13:34

 

Por Pao De Senzi

 

El circuito peñero es el lado B del festival, en donde ocurren siempre cosas interesantes. Este año hay menos peñas, poca plata y muchas ganas.

La historia peñera de Cosquín, ha sido para el festival tan importante como el escenario mayor. Se sabe, Cosquín fluye desde distintos lugares y no todos tienen que ver con la Próspero Molina. El encuentro de poetas, las ferias y talleres, las charlas, y claro, el circuito peñero, son también engranajes que mueven las nueve lunas  y las proyecta en diferentes dimensiones. Desde hace un tiempo, la situación económica obligó a algunos espacios que se instalan en el festival a cambiar estrategias, mudarse a espacios más reducidos, o directamente no abrir. Pero hay lugares que resisten y que, por eso, suelen referentes para los artistas y para el público que a la hora de buscar ciertas músicas, ciertos artistas y cierta manera de vivir Cosquin, busca y encuentra.

Actualmente, hay tres lugares bien marcados en estilos y diferenciados del resto por la calidad de los artistas que promete sus carteleras y por la atención y la gastronomía (en el caso de La Salamanca) y por la temática que aborda(el caso de la Fiesta del Violinero, peña santiagueña por excelencia). El Patio de la Pirincha, continúa siendo refugio de poetas, cantores y momentos inolvidables, muy lejos de la histeria y el ruido del centro.

Las dos peñas oficiales que promociona el festival se caracterizan por compartir como número central a los artistas que también están en el escenario mayor, pero en contextos más íntimos y cercanos con el público. Para lo que queda del festival, en una de ellas –El fogón Criollo, justo frente a la Plaza Próspero Molina- estarán Facundo Toro, Los Duarte, Pachecos y Maite (el jueves 31), Guitarreros el viernes 1°, Bruno Arias el sábado 2 y Horacio Banegas el domingo en el cierre del festival. Más circuito: Sobre la calle Tucumán están La Marrupeña  de Catamarca y La peña del santiagueño y ex Carabajal Jorge “Mono” Leguizamón; Los Ranqueles en la Sociedad Española, subiendo la calle Gerónico. En la peña del Chaco, sobre la calle Catamarca, en instalaciones del Club de Ajedrez ofrecen variedades de comidas típicas de la región y una gran cartelera artística.

 

La Salamanca y once años de calidad y buen gusto

 

Luis Salamanca, es responsable de su propio espacio cuyo par en La ciudad de la Plata es referente obligado. Su peña ubicada en la esquina de las calles Tucumán y Catamarca, ofrece no sólo una cartelera y una excelente gastronomía. Desde octubre del 2018, La Salamanca abre todo el año, con talleres, biblioteca y conciertos exclusivos.

Luis Salamanca cuenta cómo comenzó esta aventura peñera que ya lleva once años ininterrumpidos: “La peña empezó en los años 80 en La Plata, en un momento difícil porque estábamos en el proceso militar y una incipiente democracia. Había organizaciones comunitarias de diferente índole.  Llegamos a Cosquin hace 11 años, siempre hicimos lo que hacemos ahora, pasaron 4 o 5 años, hasta q empezaron a venir los reconocimiento y el posicionamiento que tiene la peña hoy, son procesos que tienen un costo altísimo y violento en cuanto a lo económico que implica un emprendimiento de esta naturaleza. Tuvimos la fortaleza y los afectos para sostener este proyecto, hicimos pie en cuanto al emprendimiento comercial. Actualmente, somos la peña más antigua de Cosquin, nosotros producimos la gastronomía, no intervienen gobiernos, es familiar.

La salamanca tiene una forma de aportar y recibir. Evolucionó en fortalecer los valores de los países importantes, la educación, el arte, la cultura gastronómica. En ese ámbito es donde mejor nos hallamos, es el legado de la formación anterior, La Salamanca fortalece estos ámbitos, es el legado de tiene.”

 

 

Comentarios