Otros soles que iluminaron más allá del recorrido habitual

domingo, 03 de febrero de 2019 · 14:41

Este año, Cosquin también tuvo sus rincones de luz, más allá de la plaza Prospero Molina y del recorrido habitual de peñas. El patio de la Pirincha abrió a la tardecita y se inundó de talleres, charlas, encuentros, presentaciones de discos, documentales y conciertos, en una nueva manera de realizar espectáculos al aire libre en formato íntimo, y desenchufado

Allí, en el patio de la morera, se habló de desmonte, de cuestiones de género, de comunicación en la música popular, la danza, y para los artistas independientes el patio volvió a funcionar como escenario-refugio de propuestas que están más allá de las luces y los fuegos artificiales del escenario Atahualpa Yupanqui.

Pao Bernal, por su parte, abrió nuevamente su mítico espacio, esta vez en un lugar más reducido, camino a la juntura de los ríos, en La Usina, y por cuatro días, aunque con la misma magia que tuvo el sol de sur en sus años sobre la calle Tucumán, detrás de la plaza Próspero Molina.

“Los espacios que albergan el arte nos permite recrearnos ante el abrazo cálido de quienes vibran la expresión del corazón”, decía hace unos días Paola Bernal. Allí, en El Sol del sur se cobijaron aquellos a los que el arte atraviesa desde los confines del alma.

Galería de fotos

Comentarios