Conmoción en el motociclismo: murió de coronavirus un excampeón mundial

martes, 23 de febrero de 2021 · 13:30

Italia. Fausto Gresini ha fallecido tras dos durísimos meses luchando contra el coronavirus. En los últimos días, el italiano ha sufrido un empeoramiento en su salud debido a una neumonía derivada de la enfermedad que ha generado una crisis mundial en el último año. Al final no ha podido superarla y nos ha dejado. El ilustre expiloto y dueño de los equipos Federal Oil Gresini Moto2 y Gresini Racing Moto3 ha muerto a los 60 años.


Al principio estuvo en el hospital Santa Maria della Scaletta, en Imola. Y después fue trasladado al Maggiore Carlo Alberto Pizzardi, en Bolonia. Durante el tiempo que ha estado enfermo tuvo sus mejoras y sus empeoramientos. Fue inducido a un coma farmacológico debido a su estado sumamente débil de salud. Ya se sabía a través de su equipo, el Gresini Racing, que su estado era crítico. Y al final no ha podido resistir la embestida del maldito COVID-19.


En un breve comunicado, que lleva por título 'Ciao Fausto' ('Adios Fausto'), su equipo le ha despedido de la siguiente manera: "La noticia que nunca quisimos daros y que nos vemos obligados a escribir. Después de prácticamente dos meses de luchar contra el COVID-19, Fausto Gresini nos deja tristemente con tan sólo 60 años. Todo Gresini Racing se une al sentir de su familia, su esposa Nadia y sus hijos Lorenzo, Luca, Alice y Agnese ... y las innumerables personas que han tenido la oportunidad de conocerlo y apreciarlo".


Desde la organización del Mundial de MotoGP también han querido rendir tributo al italiano. "Un miembro muy querido de la familia de MotoGP nos ha dejado tristemente. Fausto Gresini fue un colega de muchos, un amigo de todos y lo echaremos de menos profundamente. Nuestros pensamientos están con su familia y seres queridos. Descansa en paz, Fausto", han compartido en las redes sociales.


Bicampeón mundial


Gresini hizo su debut como piloto en 1982 y siempre compitió en la clase menor del campeonato mundial, la de 125cc. El primer título mundial le llegó en 1985 con Garelli: tres victorias (en Austria, Bélgica y San Marino), cinco poles y 109 puntos.


En 1987 estuvo sublime: ganó 10 de las 11 carreras del calendario (todas excepto la de Portugal, en la que sufrió un pinchazo mientras estaba en cabeza) y volvió a ser campeón de 125cc tras sumar 150 puntos de nuevo con la Garelli.


En 1988 una lesión lo mantuvo alejado de las carreras y finalmente, la transición a Honda en 1990 con la que compitió hasta 1994, no dio los frutos esperados, siendo la última temporada de su carrera en la que logró 21 victorias, 27 poles y 47 podios. (Mdzol)

Comentarios