Murió a los 77 años Hugo Arana

domingo, 11 de octubre de 2020 · 09:13

El actor Hugo Arana falleció este domingo a los 77 años, informó la Asociación Argentina de Actores.

El reconocido artista estaba internado en el Sanatorio Colegiales, pero no fue por haber contraído el virus, sino que había sido trasladado previamente al centro médico por un accidente doméstico. Durante un chequeo le realizaron el hisopado, que confirmó que estaba contagiado.

"No sabemos dónde se lo pudo haber contagiado porque no salía salvo para algún estudio médico ineludible. Puede haber ingresado al sanatorio con coronavirus o, quizás, se lo contagió allí", contó su hijo Juan Arana.

"Llegué a casa y lo encontré tirado en el living", contó Juan días atrás, y aclaró que, como consecuencia del golpe, le había quedado un hematoma. De todas formas, cuando se le realizó una tomografía en el pulmón, una alteración encendió las alarmas, y luego llegó el resultado positivo de Covid-19.

"Matrimonios y algo más" fue uno de los programas de TV que lo catapultaron a la fama, donde hacía de "El Groncho" y "Huguito Araña", dos personajes clásicos de su autoría.

En el cine, Arana hizo sus primeros pasos en películas como El santo de la espada en 1970, La Tregua (1974), y El Soltero (1977). También es recordado por una publicidad del vino Crespi.  Más adelante trabajó en Los exitosos Pells, donde era conductor de un noticiero. 

El teatro fue su gran pasión protagonizó innumerables obras como “Baraka”, “El saludador”, “Filomena Marturano”, “La nona”, “Made in Lanús” y “Los tutores”. Reconocido por la crítica y sus pares, querido por el público, las luces de la fama nunca lo marearon. “Para mí, el éxito es la escalerita que uno se pone y va subiendo escalón a escalón, según cómo se sienta en cada paso. El éxito no está afuera, no es el reconocimiento. Eso no está en mis manos. Yo busco subir un escalón y sentir que puedo transformar un escobillón en un caballo blanco y andar a caballo”. Aseguraba que amaba la profesión porque lo ayudó a entender que la vida es un juego, pero un juego sagrado.

 

Comentarios