Keith Richards revive un show solista de 1988

sábado, 14 de noviembre de 2020 · 01:15

EE.UU. En 1988, cuando de The Rolling Stones parecía una historia terminada, Keith Richards lanzó su primera aventura solista junto a una banda a la que bautizó como The X-Pensive Winos, con el soberbio disco "Talk Is Cheap", que lo puso otra vez en la ruta con bríos renovados, tal como se recuerda en el famoso concierto brindado en el Hollywood Palladium que hoy podrá ser visto por las redes sociales oficiales del músico.

"Live at The Hollywood Palladium" es el nombre del documental filmado el 15 de diciembre de 1988, y anuncia el lanzamiento de una edición especial del registro sonoro de ese concierto, en una caja que incluye todos los formatos, memorabilia y libros de fotos, en su versión más lujosa.

El filme muestra a un Richards disfrutando como hacía años no se lo veía, en una década marcada por los duros enfrentamientos con Mick Jagger, y desplegando un precioso material que hace honor a la amplia gama de ritmos negros que están en su ADN musical.

Sin un gran despliegue de cámaras, el documental, que no sobresale por su producción, pareciera encontrar allí su mayor virtud, debido a que obliga a centrar toda la atención en lo ajustada y distendida que sonaba esa fantástica banda que le devolvió la emoción a un Richards cansado de estar en medio de una constante lucha de egos.

Steve Jordan, en batería; Waddy Wachtel, en guitarra; Charley Drayton, en bajo; Ivan Neville, en teclados; la cantante Sarah Dash; y el recordado saxofonista Bobby Keys, se sumaron a la travesía musical del Stone por las raíces negras, para darle forma a "la banda ajustada más suelta que jamás hayas escuchado", tal como la definió el famoso crítico David Fricke.

Las imágenes de aquella noche en el Hollywood Palladium demuestran que no hay exageración en estas afirmaciones, pero además confirma la gran calidad de las canciones de ese primer disco solista, que tenía el espíritu y el corazón de los Stones, pero también sonoridades tan propias que lo alejaban del popular conjunto inglés.

Ocho de las doce canciones que se escuchan en el documental son, precisamente, de "Talk Is Cheap", intercaladas por "Too Rude", un reggae rescatado de "Dirty Work", el criticado y hasta entonces último trabajo Stone; y el clásico "Time Is On My Side", cantada de manera brillante por Sarah Dash.

Para el final, Richards se reservó dos de sus grandes clásicos junto a The Rolling Stones, "Happy" y "Connection", que hasta el día de hoy revisita en sus pasajes como voz líder en los conciertos de la legendaria banda.

Pero lo que también deja "Live at The Hollywood Palladium" es un recorrido por momentos de rhythm and blues, de canción rockera, de reggae y hasta toques funks, entre otros ritmos.

"Live at The Hollywood Palladium" también hace recordar que ese momento solista de Keith Richards es como esos vinos caros que con el paso de los años saben mejor.

Comentarios