Cristino Tapia: Desde San Carlos Mina a la conquista del cancionero del mundo

Autor; compositor, recopilador, arreglista, guitarrista y cantor cordobés. Los más grandes intérpretes grabaron sus canciones, desde Carlos Gardel (quien le llevó al disco doce piezas) hasta Jorge Cafrune, pasando por Ignacio Corsini, Atahualpa Yupanqui, Edmundo Rivero y las orquestas de Osvaldo Pugliese, Juan D´Arienzo, Francisco Canaro y Alfredo de Angelis, entre otras.
domingo, 16 de agosto de 2020 · 10:24

En una humilde casona del bello pueblo de San Carlos Mina, un 4 de Julio de 1891, nació Cristino Tapia, sin duda un ícono de la cultura musical cordobesa, completamente olvidado, pese a que en sus hombros descansa la genialidad de sus creaciones, y arreglos, muchos de los cuales cautivaron  nada más y nada menos que al propio Carlos Gardel, con quien goz{o de una estrecha amistad hasta que el "zorzal criollo" murió trágicamete en Medellin. 

La "guitarra criollo" de don Cristino Tapia que dejó para su Córdoba mas de un vals sentimental, se apagó un 4 de agosto de 1982 y a partir de allí, salvo una humilde plaza inaugurada en la capital cordobesa, nada parece recordar a este "maestro" del cancionero popular. Peor aún, en su terruño, muy pocos parecen saber quien es, porque nació allí y como hizo para que sus creaciones recorrieran el mundo. 

Cristino Tapia, supo abrirse camino con su genialidad  y los más grandes intérpretes grabaron sus canciones, desde Carlos Gardel (quien le llevó al disco doce piezas) hasta Jorge Cafrune, pasando por Ignacio Corsini, Atahualpa Yupanqui, Edmundo Rivero y las orquestas de Osvaldo Pugliese, Juan D´Arienzo, Francisco Canaro y Alfredo de Angelis, entre otras.

Autor; compositor, recopilador, arreglista, guitarrista y cantor cordobés. Por su inspiración poética y musical en su juventud se lo llamo el juglar de la segunda ya que vivía en esa sección de la ciudad mediterránea. Comenzó su carrera formando un dúo con su hermano José María. Debutaron en el teatro Olimpo de Belgrano (1919) contratados por la compañía de Blanca Podestá y Alberto Ballerini. Al fallecer su hermano formo nuevos dúos con Amado Simone primero y luego con Francisco Almada. Con este se presentó en el teatro Nacional y grabo para Odeón. En 1928 integro con su esposa Elisa el Dúo Tapia-Orellana que perduraría hasta su despedida de Buenos Aires en 1945. 

En ese lapso realizó numerosas giras y actuaciones radiales en emisoras Argentinas (Nacional, Belgrano, Splendid) y Uruguayas. Grabo más de 200 discos para los sellos Odeón y Víctor. Desde 1943 integro la orquesta Nativa Flor de los Cerros hasta que en 1950 decidió retirarse de la actividad artística.

Compuso temas como La flor del aire, Cordobesita serrana y Sauce Punco. Inicio en la interpretación del repertorio del noroeste al dúo Gardel-Razzano que grabo sus Zambas La Cordobesa(1919), Mi Tierra(1920) y La Cuyanita (1923) La canción rosal Viejo (1923)Los Valses tendrás que llorar (1923) y Mi ambición (1925) Las tonadas Por que te Quiero (1920) La famosísima La tupungatina (1921).

Con el "Zorzal Criollo"

No se sabe a ciencia cierta cuándo conoció a Gardel: acaso fue entre marzo y abril de 1918, cuando aquel se presentó junto a Razzano en la capital cordobesa; se cuenta que, durante sus posteriores actuaciones en la provincia, el Zorzal solía visitar a Tapia y al gran Ciriaco Ortiz, entre otros artistas locales. Gardel grabó doce piezas, solo o en dúo con José Razzano: a la nombrada La cordobesa siguieron la zamba Mi tierra, la chacarera Chacarerita del norte, la canción Rosal viejo, los valses Mi ambición, Qué linda es la vida y Tendrás que llorar y las tonadas Porque te quiero, Dos cosas te pido, Es tanto lo que te quiero, Se va y se va y La tupungatina (no en ese orden).
Fue muy querido y admirado por sus comprovincianos, pero luego de fallecer, el tiempo debilitó su imagen y su nombre parece haber quedado lleno de polvo en algún baúl de los recuerdos. 
 

Comentarios