Nito y Charly revivirán hoy el «Adiós Sui Generis»

jueves, 24 de septiembre de 2020 · 13:30

País. Esta noche, desde las 21, se celebrará la mágica noche del Adiós Sui Generis. A través de un streaming en vivo con Nito Mestre -los tickets pueden adquirirse en EntradaUno-, se compartirá material inédito, habrá grandes músicos invitados y distintas sorpresas para los fanáticos del grupo que marcó un hito en el rock argentino.

Con la conducción del periodista Sergio Marchi -autor de las biografías de Charly García y Luis Alberto Spinetta-, el evento promete emocionar a distintas generaciones que disfrutaron de la banda integrada por Nito, Charly, Juan Rodríguez y Rinaldo Rafanelli.

Un 24 de septiembre, hace 45 años, se separaba Sui Generis. Para cerrar un ciclo de increíble éxito, el productor Jorge Álvarez anunció que el 5 de septiembre de 1975 se realizaría un recital en el Luna Park, al que se denominaron “Adiós Sui Generis”.

Finalmente fueron dos en la misma noche con localidades totalmente agotadas. También se filmó una película y se grabó un disco doble (años más tarde se agregaría uno más) del concierto.

Nito Mestre reunirá hoy a sus compañeros de banda Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez (Charly también está invitado) para revivir y recordar esa experiencia única e irrepetible junto a los más inesperados protagonistas de ese mítico concierto.

Prometen que estarán casi todos. Desde el director de la película, Bebe Kamin, hasta los amigos más íntimos de la banda; y también parte del público, entrevistado en la fila del Luna Park, que hará revivir aquel emotivo día con sus anécdotas del concierto. Además, Gibson sorteará una guitarra Epiphone Hummingbird entre los primeros en llegar.

“Por favor, no rompan nada”, repitió Charly en varias oportunidades durante los conciertos de despedida de Sui Generis en el Luna Park el 5 de septiembre de 1975. El recuerdo del “rompan todo” de Billy Bond estaba latente y es por eso que el hombre del bigote -y en ese momento barba- bicolor insistía.

“Por favor, si se pueden sentar mataría. No tiene nada que ver con nada, pero es así la cosa. Ustedes saben, soy una especie de Judas Iscariote”, afirmó Charly.

Al productor Jorge Álvarez, el artífice de los shows en el Luna, le costó convencer a Tito Lectoure para que le alquilara el estadio. El administrador del templo del boxeo se había prometido a sí mismo que no se iban a realizar más conciertos de rock en ese recinto luego de lo sucedido en 1972.

Sin embargo, principalmente gracias a la profunda amistad que sostenía con Álvarez, terminó accediendo. Es fácil imaginar que Lectoure le machacó la cabeza a Álvarez para que no sucediese nada y que éste último se la taladró a Charly. Y por eso la insistencia del músico en pedir que el público se comportara correctamente.

Los dos shows se realizaron el mismo día y era toda una preocupación saber cómo se iba a resolver el desalojo de la gente del primer concierto y la entrada de los que iban a asistir al segundo. El temor a incidentes estaba latente entre los organizadores. Y también entre los protagonistas.

Al final de la primera función, García le pidió a la gente: “Ustedes saben que hay muchos chicos afuera que están hace mucho tiempo esperando para entrar. Vamos a tocar dos temas más pero después de eso les pido que se vayan”. El público lo tomó bien, escuchó tranquilo ese par de canciones que faltaba y se empezó a retirar de forma ordenada.

Era un desafío realizar la transición en pocos minutos. Debían salir 14.600 personas y darle entrada a las 11.000 que rodeaban el estadio. No se registraron incidentes y la jornada continuó en calma.

Comentarios