A diez años de su muerte en España

Granada: Evocaron al cantaor Enrique Morente

Enrique Morente Cotelo fue un cantaor español, considerado uno de los grandes renovadores del flamenco fue evocado bajo el conjuro de su mítico lugar, el bar La Tertulia.
domingo, 3 de enero de 2021 · 13:31

Por Antonio Oliver Molina

 

Se han cumplido diez años de la muerte de Enrique Morente. Granada y el mundo que mantiene viva la memoria de Enrique se desplegaron de todas las formas posibles para proyectar la triple realidad del "Universo Morente". La persona, la obra, el reto.

Uno de esos movimientos se produjo en La Tertulia. El Ayuntamiento de Granada y La Tertulia, reunieron a un grupo de amigos para poner palabras al recuerdo y comprender de nuevo que la fecundidad de su trabajo, la humanidad del artista y el reto que supone su legado, están plenamente vigentes en la memoria colectiva, en Granada, en sus amigos, en el flamenco, en la música.

Agradezco a Horacio Rébora, diseñador y encarnación del espíritu de La Tertulia y a Lucía Garrido, Concejala de Cultura de Granada, que se acordaran de mí para hacer los hilvanes de una charla que rameó por los recuerdos de Carmen Linares y los brazos de baile de María Guardia "Mariquilla" mientras repasaban sus vivencias con Enrique.

Fue una tarde de palabras que fluyeron naturales, como en casa, en la mesa tantas veces compartida por Enrique Morente con sus amigos, el poeta Ramón Repiso y Enrique Moratalla, cantautor, poeta, político. Se creó un espacio emocional en el que las referencias, los sucedidos y los dichos construyeron el milagro de la evocación y tuvimos la certeza de que Morente sigue en La Tertulia....

Antonio Arias de Lagartija Nick, mítica banda y parte rotunda del espectáculo "Omega", contó cómo la construcción de ese entramando maravilloso con versos de Lorca y de Cohen, supuso una ruptura y una seña de identidad que nacieron en noches de música estrenada al amparo de las paredes de ese bar de sueños, de tremendas alegrías y de derrotas sin paliativos, donde Morente y los "omegas" rumiaban dudas y reunían fuerzas.

Tato Rébora nos paseó por las sensaciones del flamenco en Buenos Aires y, como siempre, hizo de "iconoclasta" para derribar muros, descomponer imágenes obsoletas, arriar banderas y hacernos comprender, que mundo solo hay uno y nos pertenece a todos por igual. Luego aplausos de alegría y miradas como abrazos. Así terminó una tarde color naranja como las que le gustaba mirar a Morente en su Albayzín.

 

Del Facebook de Tato Rébora

Fotos: José Albornoz

https://www.youtube.com/watch?v=CY4eap1Lbt0

Comentarios