Murió Louis Gossett Jr., el implacable sargento de “Reto al destino”

sábado, 30 de marzo de 2024 · 02:23

EE.UU. Louis Gossett Jr., el primer afroamericano en ganar un Oscar como actor de reparto y ganador de un Emmy por su papel en la seminal miniserie de televisión “Raíces”, ha fallecido. Tenía 87 años.

El primo hermano de Gossett, Neal L. Gossett, dijo a The Associated Press que el actor murió en Santa Mónica, California. Un comunicado de la familia precisó que Gossett murió el viernes por la mañana. No se reveló la causa de la muerte.

El primo de Gossett recordó a un hombre que caminó con Nelson Mandela y que también era un gran contador de chistes, un pariente que enfrentó y luchó contra el racismo con dignidad y humor.

“No importan los premios, no importan la ostentación y el glamour, los Rolls-Royce y las grandes casas en Malibú. Lo que importa es la humanidad de la gente que él defendía”, dijo su primo.

Louis Gossett siempre pensó en los inicios de su carrera como una historia de Cenicienta al revés, en la que el éxito lo encontró desde muy joven y lo impulsó hacia adelante, hacia su Oscar por “Reto al destino” (en inglés se llamó An Officer and a Gentleman y en España Oficial y caballero).

 

 

Gossett irrumpió en la pequeña pantalla como Fiddler en la innovadora miniserie de 1977 “Raíces”, que mostraba las atrocidades de la esclavitud en televisión. El extenso reparto incluía a Ben Vereen, LeVar Burton y John Amos.

Gossett se convirtió en 1983 en el tercer afroamericano nominado al Oscar en la categoría de actor secundario. Ganó por su interpretación del intimidante instructor de los Marines en “Reto al destino”, junto a Richard Gere y Debra Winger. También ganó un Globo de Oro por el mismo papel.

“Más que nada, fue una enorme afirmación de mi posición como actor negro”, escribió en sus memorias de 2010, “An Actor and a Gentleman”.

Había conseguido su primer crédito como actor en la producción de “You Can’t Take It with You” de su instituto de Brooklyn mientras estaba apartado del equipo de baloncesto por una lesión.

“Estaba enganchado, y mi público también”, escribió en sus memorias.

Su profesor de inglés le instó a ir a Manhattan a hacer una prueba para “Take a Giant Step”. Consiguió el papel y debutó en Broadway en 1953, a los 16 años.

“Sabía demasiado poco para estar nervioso”, escribió Gossett. “En retrospectiva, debería haberme muerto de miedo al subir a ese escenario, pero no fue así”.

Gossett asistió a la Universidad de Nueva York con una beca de baloncesto y teatro. Pronto actuó y cantó en programas de televisión presentados por David Susskind, Ed Sullivan, Red Buttons, Merv Griffin, Jack Paar y Steve Allen.

Gossett entabló amistad con James Dean y estudió interpretación con Marilyn Monroe, Martin Landau y Steve McQueen en una rama del Actors Studio impartida por Frank Silvera.

En 1959, Gossett fue aclamado por la crítica por su papel en la producción de Broadway de “A Raisin in the Sun”, junto a Sidney Poitier, Ruby Dee y Diana Sands.

Posteriormente se convirtió en una estrella de Broadway, sustituyendo a Billy Daniels en “Golden Boy” con Sammy Davis Jr. en 1964.

Gossett fue a Hollywood por primera vez en 1961 para rodar la versión cinematográfica de “A Raisin in the Sun”. Guardaba amargos recuerdos de aquel viaje, alojándose en un motel infestado de cucarachas que era uno de los pocos lugares donde se permitía la entrada de afroamericanos.

En 1968, regresó a Hollywood para un papel importante en “Compañeros de pesadilla”, la primera película para televisión de la NBC protagonizada por Melvyn Douglas, Anne Baxter y Patrick O’Neal.

A finales de la década de 1990, Gossett contó que la policía lo paró en la autopista de la Costa del Pacífico mientras conducía su Rolls Royce Corniche II restaurado de 1986. El agente le dijo que se parecía a alguien a quien estaban buscando, pero luego lo reconoció y se marchó.

Fundó la Fundación Eracism para ayudar a crear un mundo en el que no exista el racismo.

Gossett hizo una serie de apariciones como invitado en programas como “Bonanza”, “The Rockford Files”, “The Mod Squad”, “McCloud” y un memorable giro con Richard Pryor en “The Partridge Family”.

Gossett luchó contra el alcohol y la adicción a la cocaína durante años después de ganar el Oscar. Fue a rehabilitación, donde le diagnosticaron el síndrome del moho tóxico, que atribuyó a su casa de Malibú.

En 2010, Gossett anunció que tenía cáncer de próstata, que según él fue detectado en las primeras etapas. En 2020, fue hospitalizado con COVID-19.

Comentarios