Son «huérfanos» y buscan mecenas del nuevo milenio

Vos podés ayudar a montar una obra de teatro: Adoptá un artista

Un grupo de artistas lanzó una novedosa campaña de crowfunding para financiar un espectáculo.
domingo, 21 de abril de 2024 · 09:04

Elisa Gagliano es una destacada actriz, directora y escritora cordobesa. Ha sido precursora del stand up en el interior del país y es una artista integral que ofrece una mirada fresca y renovada. Recientemente, acaba de lanzar un innovador proyecto de financiamiento (crowfunding) donde propone a improvisados mecenas que «adopten» un artista, que hagan pequeños aportes que ayuden a materializar un musical «made in Córdoba».

Se trata de una propuesta disruptiva y una alternativa para poner en escena una obra creada y dirigida por la propia Gagliano, quien introdujo una serie de personajes que buscan un «hogar», una familia que los promueva y «adopte».

La adopción no es otra cosa que una colaboración económica que permita el debut de «Un Pueblo sin Mundo», un musical (post mortem) situado en la Córdoba del año 2176. La ciudad ha quedado bajo el agua por la detonación del dique San Roque durante una guerra civil y el 98% de la población ha desaparecido. En ese escenario, la muerte, junto a su hijo pródigo, un niño que todo lo recuerda y tres monos, comandan el arca de la parca, mientras los pocos humanos que quedan, intentan sobrevivir en el barco.

En diálogo con EL DIARIO, Elisa Gagliano habló de su vínculo con el arte, el oficio de dirigir y su última producción teatral.

¿Qué te motiva del teatro, por qué sentís que es un espacio de producción artística a defender?

E: La posibilidad humana de inventar es poderosa. La decisión de qué inventos vamos a realizar y para construir qué mundo, es toda una definición de la ética y la ética es el recorrido que hace la luz a la concreción de la materia. El teatro es un sistema antiguo que permite construir maquetas, lugares nuevos, pensamientos en el cuerpo a la escala de los monos. Encuentro en el quehacer teatral un espacio que me permite construir sentidos y sitios minoritarios, en dirección al mundo que me gustaría habitar. También encuentro en él un aliado en contra de la pereza y la queja permanente. 

¿Qué encontrás en la dirección que no encontrás en otras partes del proceso creativo?

E: Me fascina el trabajo de la dirección, no como un lugar donde empieza o termina el sentido total de una obra, sino en la posibilidad de entretejer imaginarios, libidos e inconscientes comunes. La oportunidad de componer entre afectos, brujerías, diagnósticos psiquiátricos, estrabismos de la mirada, resonancias estéticas, disciplinas. Silvio Lang dice que la dirección teatral no es una jefatura ni un tutelaje de personas, sino que hace consistir la investigación experimental autónoma del proceso de creación. El proceso es siempre misterioso y nos permite perdernos entre fuerzas, abandonar la idea del saber como sitio de conocimiento a priori y abrirnos a la idea del sabor.  Lo que sabe y se despliega. 

Respecto a tu última producción, Pueblo sin Mundo, contanos de qué trata, del elenco, y del concepto.

E: Pueblo Sin Mundo – El musical post mortem, es la última obra que escribí y que dirijo en la actualidad.  Si tuviera que contarles un cuento, les diría esto: La historia sucede en Córdoba, en el año 2176. La ciudad ha quedado bajo el agua. El embalse del Dique San Roque fue detonado en el último gran enfrentamiento civil. El 98 % de la población total de la ciudad ha desaparecido. La muerte, junto a su hijo pródigo, un niño que todo lo recuerda y sus tres monos, comandan un arca. El arca de la Parca. Los pocos humanos que quedan, intentan sobrevivir dentro del barco, pero la tarea se vuelve imposible. 

También les diría, que inventamos cuentos, para llegar a lugares que no se nombran con las palabras de los cuentos. Lugares enigmáticos, vacíos, de colores y sabores y superficies que no tienen nombre. 

El equipo de trabajo está conformado por gente que admiro y respeto muchísimo. En escena, Florencia Coll, Victoria Pinardel, Natalia Buyatti, Nadia Budini, María Grazia Gianola, Jorge Almuzara, Marcos García, Nicolás Giovanna y Rodolfo Ossés. El diseño lumínico a cargo de Franco Muñoz. El diseño sonoro será de la compositora electrónica A_i_k_i y mío, la fotografía fija de Agostina Rosso y Eugenia Guillén. El diseño gráfico de Santiago Guerrero. La dirección coreográfica y el entrenamiento físico están a cargo de Paola Meer Lemos y Laura Pazos. La asistencia de dirección y registro bitácora por Soledad Croce. Dirección de arte de Luciano del Prato. Producción por Irina Hayipanteli y la dramaturgia y dirección general del proyecto, a mi cargo. 

¿Y cómo se les ocurrió recurrir al financiamiento colectivo para esta obra?

E: Nos hemos visto en el brete de imaginar creativamente formas de financiar el proyecto, ya que las vías habituales de concursos, apoyos y fomentos, están completamente paralizadas. Es por esto que hemos lanzado una campaña de financiamiento colaborativo. En donde las personas pueden adoptar a una actriz o un actor en la medida de sus posibilidades y apoyarlos económicamente para que la obra llegue a buen puerto. 

Quienes participen serán invitados de honor al estreno y a la fiesta de largada. 

Si tenes dudas de cómo participar o colaborar, podés escribir a [email protected]  o contactarte al teléfono: (351)- 756968.

Es posible conocer más detalles de la campaña en el siguiente link: https://drive.google.com/file/d/1l0oCMu3IS09qBl3V9GoeSNyzcaCPPg1_/view

Comentarios