Rafael Flores Montenegro, el poeta que sugiere más de lo que dice

jueves, 06 de diciembre de 2018 · 21:18

Madrid se vistió para presumir en la víspera de las fiestas de fin de año. Luces y adornos se esmeraban para resucitar el clima navideño en un otoño que se debatía entre soles tibios y algunas apenas goteras. El poeta nacido en Villa de María, Córdoba, que desde 1979 sueña con un mundo más justo en la tierra de Federico García Lorca, en la tierra de Miguel Hernández, en la tierra de José Hierro y de tantos otros, escribe y escribe con nostalgia. 

Rafael Flores Montenegro tiene un exilio de poesía, recuerdos y viajes, y en un rincón de libros y tango, vive y disimula que muere en un portal de la calle Noviciado. Madrid ya le sonríe, en las calles ya lo saludan, porque sus versos escapan de su libro "La caracola en el oído" y vuelan por la Gran vía, y entre copas y copas en las barriadas de Malasaña, de Vallecas o de Lavapiés, murmuran, murmuran y sugieren, sugieren más de lo que el autor quiere decir.

Él se distrae con otros paisajes mientras sus versos siguen sin pausa, miran para atrás para que no los alcance:

"En estos días con resacas de otro tiempo -invisibles cábalas de tres más tres igual a tres- me he golpeado el cuerpo al caer de una escalera, me han dolido los oídos, y entre clavos he andado por el mundo. Razones. Uno las busca y las repulsa.

No sé qué colores tuvo el sol. Ni si los espacios abiertos tenían un lugar para mí..." (Cada tres años la caída) Pág. 56. La caracola en el oído. Nos y Otros Editores.

Flores Montenegro es un obrero de la lírica más excelsa de una generación que sembró el mundo de sangre y palabra. Sus poemas  alimentan con panes que se dibujan en un cielo que hay que ver antes de morir, y deberían ser leídos más asiduamente en tiempo de hambruna de pasiones y sueños.

 

Comentarios