Cuando alguien se nos va

Despidiendo a un ser amado

Para muchos este año ha sido un año de pérdidas; laborales, materiales, de salud o afectivas. En este artículo se aborda las pérdidas afectivas por el fallecimiento de un ser querido.
sábado, 19 de diciembre de 2020 · 00:00

Por Luis Guillermo

(Terapeuta)

 

Para muchos este año ha sido un año de pérdidas, ya sean laborales, materiales, de salud o afectivas. En este artículo voy a escribir brevemente sobre aquellas pérdidas afectivas por el fallecimiento de un ser querido, ya sea cercano o lejano en el tiempo, y como ayudarles en su proceso de partida.

Cuando un ser amado se nos va, nos deja un enorme vacío y un profundo e indescriptible dolor. Es ahí donde comenzamos a transitar el duelo.

Algunos se aíslan y buscan escapar de esa realidad dolorosa llenándose de actividades, por lo general de trabajo extra, con tal de no detenerse y conectarse con ese dolor, con el extrañar, con el vacío, con la nueva vida sin ese ser amado. Otros se aferran aún más a su familia y amigos, a los afectos cercanos y eso les ayuda a mitigar levemente todo el sufrimiento que sienten. También estan aquellos que niegan en su mente dicha pérdida y aunque en el fondo lo saben y lo sienten, es su mejor forma de protegerse de tanto daño. Y así podría seguir enumerando diferentes formas de afrontar una pérdida.

Si bien hay muchos libros y artículos escritos sobre como atravesar un duelo, cuando atraviesas esa situación todo lo escrito queda a nivel mental y hasta puede quedar en segundo plano porque el dolor, lo que se siente es indescriptible y supera toda teoría en esos momentos. Por lo general se pierde la claridad y se avanza a ciegas, pasando poco a poco por cada etapa del duelo, estas son Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación, pero también mientas vamos avanzando por dichas etapas podemos encontrar Culpa, Arrepentimiento, Desolación, entre otras emociones y sensaciones. Aquí no hay plazos definidos para cada una de esas etapas, de hecho se suele avanzar y retroceder entre las mismas en cuestión de horas, días, semanas y meses, y cada uno lo va a transitar de acuerdo a sus recursos emocionales, mentales y espirituales.

En mis consultas he atendido y acompañado a diferentes personas, de variadas edades a avanzar y a sobreponerse de duelos de muchos meses y años, duelos inconclusos, duelos que al no haberlos transitado de forma consciente se han extendido casi patológicamente en el tiempo.

Recuerda esto siempre, el dolor es inevitable pero el sufrimiento es una elección personal.

Y muchas veces el no permitirnos hacer ese duelo y sincerarnos con lo que sentimos y experimentamos suelen traer consecuencias tanto para nosotros como para el ser que ha partido. ¿Cómo es esto? Si, se trata de aprender a soltar y dejar ir.

Cuando un ser muere, es decir que deja de habitar el cuerpo biológico, le sobreviene una inmensa paz, se siente liberado, sobre todo si ha tenido una vida muy difícil y su consciencia se expande. Generalmente en el proceso de partida, suelen estar acompañados por familiares u otros seres, ya sean referentes espirituales o que ya han partido antes. Y, si han tenido una vida de sufrimiento, ya sea por enfermedades prolongadas o por una muerte temprana e inesperada son llevados a lugares de recuperación y toma de consciencia para que una vez que han comprendido el para qué de dicho proceso, puedan continuar su camino como almas, yendo a planos superiores de amor y paz. Es aquí donde nosotros podemos ayudarles y acompañarles en esa transición.

Suele ser habitual en el momento de su partida, en el velorio y aún mucho tiempo luego de su muerte que les digamos y les roguemos que no se vayan, que se queden con nosotros para acompañarnos, para cuidarnos, etc. y si bien forma esto forma parte de la negación que es propia del duelo, lo que estamos haciendo es no permitirles seguir su camino como almas libres, los encadenamos emocionalmente a nosotros y nos nos permite evolucionar a ninguna de las partes, tanto ese ser como nosotros. Otras veces les asignamos roles que no nos corresponden a nosotros decidir pero por un acto de inconsciencia lo hacemos, por ejemplo decimos que ahora ese ser nos cuida y nos protege, o solemos acudir a ese ser en situaciones difíciles, pidíéndole o implorando respuestas y/o soluciones que no están a su alcance y hasta podría decir que no es a ellos, ni en manos de ellos a quién debemos de orar, agradecer y depositar nuestra confianza y fé. Pero tranquilos, creo que todos lo hemos hecho en algún momento. Lo importante es tomar consciencia, y dejarlos libres para que su camino continúe sin ataduras emocionales y mentales, mucho menos deudas y culpas.

Algunas veces ellos se presentan y nos vistan a través de los sueños, donde nos demuestran que están bien y es ahí donde nosotros agradecemos por su bienestar y los seguimos soltando para que su alma siga su camino evolutivo.

Siempre les va a ser de mucha ayuda nuestras palabras de perdón, agradecimiento y amor por todo lo que fueron, son y van a seguir siendo en nuestras vidas, eso nos sirve tanto a nosotros como a ellos a disolver las cadenas del apego y el retenerlos a este plano, al cual ya no pertenecen.

El alma se eleva y se despide definitivamente una vez que nosotros se lo hemos permitido, haciéndoles saber que estamos bien, y aunque todavía esté latente el dolor en nuestro corazón, les demostramos que hemos comprendido que nuestra vida continúa y que seguiremos adelante, ahora, reescribiéndola sin su presencia pero con las enseñanzas y la esencia que ese ser nos dejó.

Es por ello, que si sientes que tu duelo no ha cerrado o se extiende mucho en el tiempo, te recomiendo que busques ayuda, porque el desapego es algo que tarde o temprano llegará a nuestras vidas para ser experimentado y trascendido.

En estas fiestas de fin de año, levantemos una copa o nuestras manos hacia el cielo en honor a esos seres que ya no están entre nosotros y démosles la confianza y tranquilidad para que sigan su camino espiritual en paz y armonía.

En honor a mi amada esposa que partió hace pocos meses… besos al cielo amor, sigue tu camino y gracias por tus enseñanzas y por todo el amor que brindaste.

 

LUIS GUILLERMO

TERAPIAS BIONEUROEMOCIONALES

BIODESCODIFICACIÓN E HIPNOTERAPIA.

Turnos: 351-7031610 - @LuisGuillermoTBNe

Consultorios en Villa San Nicolás – Malagueño, Córdoba capital y Mendiolaza.

Comentarios