El que tiene más; que pague

Por Antonio Octavio Muñoz  Periodista, analista y documentalista.
martes, 21 de abril de 2020 · 19:12

Por Antonio Octavio Muñoz

(Analista. Comunicador Social. Conductor del ciclo de documentales EL CUARTO PATIO) 

 

En estos días, se ha instalado un debate que si bien tiene sus limitaciones lógicas, como causa de la pandemia que vivimos, está permitiendo a sectores de la sociedad manifestarse sobre el tema del impuesto a las grandes fortunas.

Pero este tema ha traído a colación, algo que los algunos medios ocultan deliberadamente y a sabiendas de que, es necesario que los sectores populares no opinen y si opinan los hagan desde la ignorancia; postura propia y manipulada de quienes tienen el poder, para desviar todo tipo de información que les permitan a sectores de la sociedad opinar sin fundamentos.

Esta actitud deliberada, es parte de la manipulación de la información a la cual los intelectuales orgánicos del poder hegemónico de los medios de comunicación, voceros del poder real, buscan que la ignorancia de los lectores, televidentes y demás destinatarios del mensaje, los lleve a hacer interpretaciones políticas e ideológicas que nada tienen que ver con su condición de clase.

Hasta el mismo ex candidato a vicepresidente del macrismo en las últimas elecciones, el ex peronista (Miguel Ángel) Pichetto devenido en macrista, ha salido a decir que este intento de debatir un impuesto a las riquezas, está impregnado de ideología y clasismo, cosa que indudablemente que es así.

Durante décadas en nuestro país, los dueños del poder han manejado la economía y la vida de los argentinos a su antojo y esto queda demostrado desde 1826 cuando (Bernardino) Rivadavia (primer presidente de nuestro país) tomo el préstamo de las 100 mil libras esterlinas de la Baring Brothers, crédito destinado a ampliar el puerto de Buenos Aires, obra que jamás se concretó con dicho empréstito al cual,  lo terminamos de pagar 100 años después y del que solo ingresaron al país 40 mil libras esterlinas…porque las demás….quedaron en el camino.

Decía, que esta manipulación de la información intentar desviar el eje, hacia otros destinatarios como los verdaderos causantes de los desastres económicos del país (esto es a los sueldos de los políticos en función de legisladores, etc.), a los cuales, una vez pasado todo esto del Covid19, se debería analizar esta disonancia entre los que gana un legislador y lo que gana por ejemplo, un científico del Malbrán, con doctorados y títulos a cuestas y que no pasa de los 47 mil pesos mensuales. Pero ya llegaran tal vez los tiempos de corregir ese “error”.

Políticas a revisar si las hay en el futuro. Pero hoy es necesario tener la claridad suficiente y la decisión política de golpear a los que más tienen en el país.

Dicen algunos flyers, en las redes sociales: ” te das cuenta quienes son los indispensables…???  paran los trabajadores y para la economía”, palabras más palabras menos, esta aseveración está impregnada de tanta verdad que no merece el menor análisis.

Hoy por hoy se deberá tener, la decisión política para que a los dueños del poder en nuestro país, los Roca, los Bulgheroni, los Pérez Companc …, paguen por todo lo que se apropian del trabajo de nosotros los argentinos.

Lógicamente para que eso ocurra y que haya un consenso en la opinión pública se deberían arbitrar algunas políticas que en su momento fueron formuladas, debatidas y aprobadas como fue la ley de medios. Hoy por hoy, la prensa hegemónica sigue siendo muy fuerte y golpea las cabezas,  en sectores de la opinión pública, vía esos “comunicadores sociales” proclives a llenarse la boca con ese dejo de aporofobia hacia los sectores más postergados de la sociedad.

Según dicen vivimos, supuestamente en democracia. Aunque esta idea tiene un lado no tan real. Por lo general los gobiernos en países como los nuestros, más que democráticos son parte de una estructura jurídica constitucional, esto es, son gobiernos constitucionalistas porque están regidos por una constitución que es el fiel reflejo de la correlación de fuerzas de las clases sociales que redacta la Carta Magna y precisamente no son los más postergados los que disfrutan de los beneficios de estos gobiernos.

En definitiva…esa manipulación de la información tiene componentes que ayudan a que la misma se plasme en ideas afines al poder económico y no al político. El autor de esta nota cree que la política debe ser la que mande a la economía para terminar de saldar el debate entre salud o economía, o como decía el presidente…”un punto del PBI se puede levantar….una vida no”

Ignorancia, desigualdad, racionalidad, sentido común, solidaridad, compromiso…son solo algunos de los disparadores para intentar cambiar rumbos y pertrechar a los sectores populares con las herramientas necesarias para comprender que es lo que está pasando.

Hace unos años atrás cuando el presidente Lula cae en Brasil, la dirigencia del PT le dijo que se tendría que haber ideologizado al pueblo; el propio Evo Morales en una entrevista del día 17 de noviembre pasado manifestaba…” A veces son temas de gestión, descuidando la ideologización de los nuevos líderes.”.    La llegada del macrismo de la mano del PRO al gobierno,  también fue por la falta de ideologización de una sociedad que deambula históricamente entre “el si me das… te voto”.

Dice el refrán que muchas veces… “el perro del rico ladra defendiendo los bienes del amo, pero cuando llega el invierno…siempre duerme afuera.” ¿La lección del 2015, será así entendida por nuestro pueblo?

Los tiempos que se aproximan son harto difíciles. Covid19 mediante, desastre económico dejado por el anterior gobierno, serán en el futuro temas de discusión y lo cierto es que deberemos deambular entre verdades relativas. Verdades relativas que tienen la cuota muchas veces muy alta de la subjetividad de la defensa de los intereses de cada clase social. El tiempo tendrá la última palabra.

 

Comentarios