La literatura argentina se consolida en los catálogos de las editoriales internacionales

martes, 12 de mayo de 2020 · 15:49

La literatura argentina se consolida en los catálogos de las editoriales internacionales

Las editoriales internacionales más reconocidas en el campo de la narrativa publicada en español,cuentan en sus catálogos con numerosos representantes de la literatura argentina.

Por Emilia Racciatti

(Télam)

 

Desde autores consagrados, pasando por nombres que son referentes en sus géneros hasta escritores que están renovando el mundo literario, las editoriales internacionales más reconocidas en el campo de la narrativa publicada en español, como Sexto Piso, Las Afueras, Impedimenta y Páginas de Espuma, cuentan en sus catálogos con numerosos representantes de la literatura argentina, entre ellos Andrés Neuman, Samanta Schweblin, Mariana Enriquez o María Luque.

Los responsables de estos sellos -todos radicados en España excepto Sexto Piso que tiene su casa matriz en México- hablaron con Télam sobre cómo se gestaron sus proyectos editoriales, sus ejes centrales y los aportes de los autores argentinos a su fondo editorial.

Juan Casamayor, de Páginas de Espuma, asegura que la editorial tiene "una vocación claramente latinoamericana" que los incentiva a pensar su catálogo "no solo con un sistema tradicional de importación de libros desde los países americanos", sino también pensando en "aquellos autores que podían tener una mayor visibilidad, una mayor difusión, una mayor lectura y tuvieran ediciones nacionales en cada uno de los países que pudiera interesar".

Casamayor señala que vienen imprimiendo autores latinoamericanos en distintos países desde hace más de 10 años con dos "focos de trabajo": México y Argentina.

"En los dos casos la idea fue combinar una presencia del catálogo que viene desde la importación, con precios más caros y en cantidades menores, con autores nacionales impresos con una política de precios acorde al hábito de consumo y de ocio que tiene el lector argentino. Empezamos con Andrés Neuman con su novela 'Alumbramiento', que es de 2006, hasta el ultimo libro publicado que es 'Check Point', de Elsa Drucaroff".

El editor destaca las obras de dos argentinas radicadas en el exterior: Clara Obligado, que vive en España, y Samanta Schweblin, que reside en Alemania, con cuya obra "Siete cajas vacías" ya llevan once ediciones.

Páginas de espuma es responsable también del libro ilustrado "Ese verano a oscuras", de Mariana Enriquez, pero también de las ediciones de los libros de Marcelo Cohen o Luisa Valenzuela o de "gente joven como Yanina Rosenberg, con un primer libro magnífico que es 'La piel intrusa' que distorsiona la realidad hasta crear un grado del fantástico entre Mariana y Samanta", cuenta Casamayor.

Francisco Llorca, responsable -junto a Magda Anglès- de la editorial española Las Afueras, cuenta que cuando se embarcaron en este proyecto la idea era "rescatar los espacios donde la ciudad comienza a perder su nombre" porque era ahí, en las periferias urbanas, donde encontraban "una mayor vitalidad y creatividad frente a un centro invivible, cada vez más turístico y gentrificado", de ahí el nombre que engloba sus intereses y métodos.

El sello funciona desde 2017 y, según cuenta Llorca, la propuesta es que sus libros sean "una invitación para que los lectores emprendan una deriva por los márgenes de ese espacio, por las zonas que quedan ocultas tras un canon restringido, la dictadura de la novedad o de lo comercial como único fin".

De esta manera publicaron autores que nunca antes habían sido traducidos al castellano como Jane Lazarre y su trabajo "El nudo materno".

"También tiene que ver con nuestra forma de trabajar y la cantidad de libros que publicamos. Para nosotros editar es como caminar. Nos gusta cuidar los títulos, trabajarlos desde que los leemos por primera vez hasta que llegan a manos del lector. Eso solo podemos hacerlo con un ritmo de producción pausado, moroso en los detalles, disfrutando el proceso", relata.

La Afueras incluye en su catálogo ediciones de obras de varias autoras argentinas como Mercedes Halfon, Magalí Etchebarne, Mariana Travacio o Marina Yuszczuk, lo que Llorca define como el resultado de una decantación, fruto de sus lecturas.

"Siempre hemos estado muy atentos a todo lo que se publicaba en Latinoamérica, un territorio por el que circulan textos de un gran atrevimiento y voltaje. Luego, nuestros viajes a Argentina favorecieron que tuviéramos más acceso a todo lo que se iba publicando allí y así una amiga nos llevó a una librería, una lectura hasta una autora, esa autora hablaba de otro escritor... y así hemos ido descubriendo la inagotable cantera de talento de las letras argentinas", explica.

En el caso de Impedimenta, Enrique Redel asevera que "nació, hace trece años, como una editorial de rescate y recuperación de clásicos modernos" con el objetivo de "recuperar las voces interesantes que son fundamentales para acompañarnos en nuestra vida como lectores".

"Empezamos con clásicos modernos y nos fuimos acercando a otros autores. El primer argentino que contratamos fue Eduardo Berti. Fue una incorporación muy natural. Nos gustan los libros poco vinculados al aquí y ahora, pensamos que se puedan leer fácil en los próximos 20 años", afirma.

Además de Berti, en su catálogo se pueden encontrar trabajos de Liniers y Hernán Díaz y, según señala Redel, "no hay una búsqueda de autores sino que los autores fueron llegando".

El editor asegura que "la literatura argentina es tremendamente atractiva para el público español: la voz, cierta cadencia que tiene que ver con los temas. Aportan un nivel literario muy importante, independientemente del perfil del autor".

En relación a la convocatoria de escritores, el editor explica que Berti les ofreció su novela "El país imaginado" y los fascinó, "la relación se consolidó a lo largo del tiempo"; mientras que a Liniers llegaron por su agente.

Santiago Tobón es editor del reconocido sello mexicano Sexto Piso, encargado de publicaciones de Ricardo Piglia, María Luque o Jorge Fondebrider, y sobre el eje del sello explica que "la idea fue construir una editorial literaria en un sentido amplio donde el ensayo sea un género literario más".

"El objetivo central era publicar libros que consideráramos necesarios para el acervo cultural sin importar la nacionalidad o la lengua de los autores, lo que implica un 85% del catálogo de traducción al español de idiomas como francés, ingles, alemán, servio y un etcétera muy largo. El otro 15% son autores que escriben en español", consigna.

Comentarios