14 de junio de 1982

A 38 años de una rendición que aún duele

domingo, 14 de junio de 2020 · 14:49

“Entramos desfilando, llorando por nuestros caídos, pero con el pecho en alto”.

Por Juan Natalizio*

Radio Gráfica

 

Los combates habían finalizado. El Batallón de Infantería 5, una de las unidades que combatió durante esa noche del 13 de junio y parte de la mañana del día siguiente, regresaba a Puerto Argentino, capital de las Islas. “Entramos desfilando, llorando por nuestros caídos, pero con el pecho en alto”, recuerda el ex soldado Sergio Pantano, integrante del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de Lanús. En la entrevista realizada, Sergio nos quiere contar más sobre ese momento: “estoy adelante de la fila y en la otra fila un compañero, Elvio, me miraba y me decía…” pero no puede seguir con su relato, vuelve a ese día, sus ojos contienen las lágrimas, su pecho nuevamente inflado.

Argentina recuperó las Islas Malvinas el 2 de abril. Las fuerzas británicas comenzaron sus ataques en Malvinas el 1 de mayo y los soldados argentinos resistieron hasta el 14 de junio. No había sido un “picnic” como habían imaginado algunos altos mandos militares británicos. Al empezar el ataque, los británicos suponían que los argentinos se rendirían inmediatamente, por eso, acercaron su flota con intención de desembarcar pero lo Fuerza Aérea Argentino los atacó.

El Brigadier (RE) Ureta, uno de los pilotos que atacó al portaaviones HMS Invencible el 30 de mayo, nos señaló que “el 1 de mayo estaba cerca [la flota militar británica de Malvinas] con toda la intención de desembarcar, nos subestimaron”.

A partir de aquel día -1 de mayo- el heroísmo y la determinación de los soldados argentinos fue reflejada por los mismos británicos. En el libro “La batalla por las Malvinas” de Max Hastings y Simon Jenkins afirman: “Los informes sobre una guarnición desmoralizada y desganada parecían sin fundamento. Tantas mentiras que se nos dijeron sobre que no querían pelear, y están peleando como leones”. Distintos combates y actos heroicos quedaron marcados para siempre en la memoria del pueblo argentino que nunca olvidará a sus héroes. Claro está, los altos mandos militares jamás estuvieron a la altura.

Por su parte, el ex soldado del Regimiento de Infantería 1, Luis Quinteros, rememoró aquel 14 de junio: “cuando regresé a Puerto Argentino, me encuentro que en la casa del gobernador flameaba la bandera británica y la verdad que a mí eso me provocó una sensación de humillación terrible, porque, no solamente yo, todos queríamos seguir peleando, queríamos tener la batalla final en Puerto Argentino, o sea, reagruparnos, porque se hablaba de puerto argentino se daría la batalla final. Pero ya se había capitulado. Yo nunca hablo de rendición porque la rendición es una cosa un poco más amplia”. El combatiente de Malvinas Quinteros señala un punto muy importante: el 14 de junio fue el cese de combates ya que la rendición se concretará años después, en las declaraciones conjuntas de 1990, conocidas como “Acuerdo de Madrid”. Allí, se restablecieron relaciones entre los gobiernos y se firmaron acuerdos que nunca pasaron por el congreso ¿Qué se firmó? Las declaraciones conjuntas son de libre acceso, pero es imprescindible comenzar una investigación y que todo el pueblo conozca cuál fue el costo de aquellos acuerdos.

 

“Los acuerdos de Madrid y el tratado de Londres del 11 de diciembre de 1990 ratificados ambos por ley 24.184 constituyen el verdadero tratado de paz por Malvinas. El país no fue informado nunca sobre qué dicen esos tratados. De esos tratados surgen cosas que explican claramente la situación económica actual por la que atraviesa el país”, remarcó el Dr. Julio González, autor de “Los tratados de Paz por la Guerra de las Malvinas. Desocupación y Hambre para los Argentinos”. Para el Dr. González, “los tratados de paz por la guerra de Malvinas firmados en esa fecha son los que determinan la subordinación absoluta de la Argentina hacia Gran Bretaña”. Y añadió, “el país ha confundido independencia cromática que nos dan los símbolos: bandera, escarapela, escudo y música -la que nos da el himno-; con la soberanía jurídica y económica que es la que no tenemos y la que nos imponen los tratados de paz que hemos mencionado”.

En la actualidad el presidente Alberto Fernández se encuentra luchando por la salud del pueblo argentino ante el COVID -19 con una gran decisión soberana, priorizando lo sanitario antes que lo económico. El 10 de junio pasado –Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes- se anunció el envío de tres proyectos de Ley para reafirmar y darle estatus de política de Estado al reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas y del Atlántico Sur y proteger los recursos naturales nacionales.

Los tres proyectos de Ley son fundamentales y de un gran interés nacional y pueden constituir el primer paso para romper definitivamente los “acuerdos de Madrid”. No será fácil, ni se podrá hacer de un día para el otro. Pero tenemos 649 razones para intentarlo y el ejemplo de miles de soldados que defendieron las Malvinas con heroísmo -así como lo hizo el gaucho Rivero en 1833- y que nos enseñaron a nunca rendirnos. Es hora que en el campo de la política en memoria de nuestros héroes y por la soberanía de la República Argentina avance contra los intereses británicos tanto en el Atlántico Sur como en el continente.

 

*Periodista argentino, conductor de Malvinas Causa Central (Radio Megafón-UNLa), docente e investigador del Observatorio Malvinas – UNLa

Comentarios