Evocación al compañero

Tus banderas en alto, cura del Tercer Mundo

Grupo Sacerdotal Angelelli
jueves, 3 de septiembre de 2020 · 16:11

Por: Grupo Sacerdotal Angelelli

 

Víctor Saulo Acha, un sacerdote del Tercer Mundo, pastor y teólogo de la liberación. Profeta que anuncio la libertad de toda opresión y denunció de los depredadores del sistema. En su corazón, el corazón de todos los empobrecidos.

De palabra brillante, discursos elocuentes, textos cargados de poesía, gestos fraternos, lucidez creadora... Víctor, será imposible evitar extrañarte en el mate llegando de tus manos artesanas.... será imposible evitar extrañarte en una copa de vino que se comparte solo entre los que luchan... pero, ¿sabés qué? nada nos quitará ser agradecidos y honrar tu memoria, hemos gozado tu militancia aguerrida, de una fidelidad inacabable, nada nos quitará ser agradecidos por cada instante de tu vida entregada... nada nos quitará andar por tus caminos proféticos, constructor de alternativas para ese mundo nuevo que soñamos juntos...

Víctor, partiste antes de tiempo, nos dejaste en un silencio doliente...tantas veces conversamos del resucitado y ahora nada parece tener demasiado sentido...tantas veces conversamos de las utopías a construir... ¿y sabés qué? no podemos evitar sentir indignación ante una Iglesia que te debe tantos esfuerzos, tantos sacrificios, tantas lágrimas...

Y al final, ¿sabés qué? tus banderas seguirán en alto, tus verdades serán gritadas, tus horizontes alcanzados y una vez más, cada abrazo, cada caricia, cada sonrisa cómplice será volverte a ver, porque solo te alejaste un tiempo.

Víctor querido hace unos días nos decías que Oscar con su juventud se nos había adelantado con su temprana partida pascual. Ahora te nos has adelantado vos.

Seguro que con el Maestro vas a prepararnos un lugar. Vas   a seguir entre nosotros como hermano, amigo y cura de los pobres.

Nuestra amistad y tu generosidad se hace más estrecha ahora que estas en la profunda compañía del Amigo común.

Allá (sin pandemia) un abrazo y un beso junto al gracias por todo lo que nos diste,

entregándote siempre a los más empequeñecidos por la pobreza y la injusticia.

Comentarios