El 'Bosque de la Poesía' de Carlos Paz dejó su testimonio de la palabra, naturaleza y poesía

Por Rodolfo 'Pocholo' Mancuello (Especial para El Diario de Carlos Paz)
domingo, 28 de noviembre de 2021 · 13:54

Por Rodolfo 'Pocholo' Mancuello

(Especial para El Diario de Carlos Paz)

 

Luego de una soleada jornada de sábado, al caer la tarde y ya rumbo al Parque Estancia La Quinta, palpitábamos disfrutar de un magnífico cierre de este primer aniversario del 'Bosque de la poesía' en la vibrante Villa Carlos Paz. En el cielo se mostraban negros nubarrones, pero no importaban, ''porque la lluvia llegaría después'', vaticinaba un incansable Daniel Grana. Comenzaba la fiesta que todos esperaban.

En el escenario erigido en medio del verde predio a orillas del río San Antonio, el ajetreo de intérpretes, instrumentos y asistentes, deparaban la presencia del componente ideal - como lo es la música - de estos 'hacedores de la palabra'. La Orquesta Sinfónica Municipal, dirigida por el maestro Marcelo Conca engalanaría el concurrido espectáculo literario.

Cuando todos miraban hacia arriba por el cielo amenazante, de pronto las miradas convergieron a la calle que bajaba hacia el bosque porque arribaban celebridades como Ivonne Aline Bordelois, Leopoldo 'Teuco' Castilla y Miroslav Scheuba. Ellos, al acercarse a la platea, se toparon con los abrazos y afectos de los poetas locales como Carlos Piro Garro Aguilar, Rodolfo Herrero, Antonio Tello, Diego Formía y otros viejos amigos que sembraron por estas tierras y habían llegado de Rosario, Alta Gracia, Cosquín, La Cumbre y de la ciudad de Córdoba

 

Antología y legado de vida

 

Aldo Parfeniuk tuvo el honor de comenzar esta última jornada acompañado del titular de la Editorial Nudista, nacida en la vecina Río Tercero pero que tuvo su gestación en el Cosquín 2010, presentando su flamante antología 'Un hombre canta'. ''En este camino hemos ido encontrando tantas voces, como las de Aldo y nuestros poetas, que dan cuenta de lo ricos que somos culturalmente como país'', adelantó y resumió Martín Maigua.

El libro - con una lograda tapa de una pintura de su esposa Silvia - compila parte de la obra de Aldo en sus 50 años con la poesía que sella el espíritu y esencia de su reconocido vuelo literario. Y, en la primera cuartilla, el autor testimonia su reconocimiento a Silvia Barei, Jorge Torres Roggero, 'Teuco' Castilla, Julia Oliver, Pedro Solans y Rodolfo Herrero. También a sus pares y compañeros de la revista 'Palabras de poeta'.

''El hombre y el mundo necesitan contar con todas las voces, cualquiera sea su idioma, porque en esa diversidad está la riqueza de todo'', es la frase que queremos reflejar - y alguna vez dicha por este irremplazable poeta - para sintetizar la enorme escalera literaria y de pensamiento que él nos deja como un legado insobornable.

 

Y la tormenta se hizo presente

 

Mientras caía la noche y los relámpagos emergían sobre la cadena serrana, la Orquesta Sinfónica Municipal de Carlos Paz, ofreció una atildada audición musical que pretendía detener la inclemencia climática que finalmente bajó con fuertes ráfagas sobre la gala organizada que - si bien obligó a buscar el apresurado refugio en una de las salas del complejo - no se detuvo en la consecución de lo programado. Aún faltaban, otras representaciones con nuevas emociones apuntaladas por el intenso trajinar de un empapado director Grana y colaboradores que, en contados minutos, montaron lo necesario para que la continuidad no se quebrara.

 

Afuera la lluvia arreció implacable, adentro continuó la fiesta de las palabras.

 

Hubo un inesperado sobresalto en el arranque de Solans con un corte de luz que nunca más se repuso; pero, no importaba, bastaron los renovados aplausos de los presentes, las luces de emergencia y linternas de celulares para que todo siguiera como si nada.

''Este es un ataque anti ambientalista, pero no van a poder con nosotros', lanzó Parfeniuk ante la carcajada de todos. El 'Bosque de la Poesía', agradecido: una bendita precipitación para su flora y un festejo que no se detuvo.

 

Cuando la poesía eleva y enaltece

 

Ostentando el apodo del tortuoso curso de agua que nace en su tierra salteña y baja por el Gran Chaco hasta caer en el río Bermejo, el viajero y admirador de la copla, Leopoldo 'Teuco' Castilla, pasó al frente para recibir el homenaje y una merecida distinción que llegó en manos del intendente carlospacense Daniel Gómez Gesteira acompañado del secretario de Turismo, Cultura y Deportes, Sebastián Boldrini.

El jefe comunal, precisamente en momentos de descubrir la estatuilla 'Carlos de Honor', reconoció a su equipo de gestión y colaboradores, ''por la magnífica tarea que realizan, como este Parque La Quinta, en una valiosa constante que fortalece nuestra identidad con muchas actividades que a veces no son visibilizadas y que son tan importantes para vincularnos hacia afuera''.

Las penumbras y los flashes espontáneos que llegaron desde las plateas, particularizaron y quizás inmortalizaron el momento en que Castilla recibió la distinción - la primera otorgada a un poeta - ante sostenidos aplausos y algunas exclamaciones que retumbaron en el salón cultural.

Leopoldo, con sus 74 años a cuestas y su blanco atuendo que lució en la noche, levantó el 'Carlos de Honor' con la emoción marcada en su piel y en la de quienes fuimos protagonistas de este sencillo pero profundo acto de respeto y admiración que - con sus narrativas y poemas que referencian a su tierra natal, a las añoranzas del emigrante, y a sus viajes por un sinfín de países y regiones del mundo - se lo ha ganado en el concierto de los 'hacedores de la palabra'.

Seguidamente, dijo con ironía y humildad señalando las lámparas del edificio que, ''ustedes seguramente se darán cuenta que soy un poeta de pocas luces'', que arrancó las risas del público. Y luego agradeció a autoridades y amigos de ''esta ciudad que me honra y es inolvidable en mi vida. Porque tiene gente que, en estas épocas donde todo se vuelve una devoción por la rapiña, el dinero o lo miserable, ellos eligen la cultura y dentro de la misma la poesía que es tan generosa''.

Cerró su intervención leyendo un poema de su libro 'Manada', regocijándonos con su impronta de viajero de alma que conoce de noches, vuelos y despedidas.

 

''La palabra era lo mío''

 

Fue sin dudas, una de las presencias femeninas más festejadas en la celebración del primer año de existencia del 'Bosque de la poesía' en Carlos Paz. Ivonne Aline Bordelois, no solo es una poeta, ensayista y lingüista argentina que ha descollado fuera de nuestro país y que también - dos años atrás- fue reconocida por la Academia Argentina de Letras como "Personalidad sobresaliente de las Letras"; sino también es una personalidad que irradia saber y nobleza.

Al inicio de actuación con la lectura de poemas y charla, Ivonne manifestó sentirse halagada, ''por esta patriada que llevan adelante ustedes en momentos tan difíciles, pero también me alegra este pequeño monumento a la poesía y el lenguaje que nos reúne y nos hace tan bien porque en el día a día nos muestra cómo nos vamos transformando como personas''.

Además, y entre otros logros, esta personalidad años atrás se doctoró en lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts con Noam Chomsky y ocupó una cátedra en la Universidad de Utrecht (Holanda).

''La poesía en mi vida fue como el mástil, que me llevó lejos. Y desde niña, por esa gracia que recibí, supe que la palabra era lo mío; pero no sabía en qué lugar estaba, si en la ciencia o en la poesía. Pero ahora que soy mayor, sé que este lugar es mi felicidad mayor'', resumió durante el pasaje de lecturas de varias de sus obras. 

 

''Si uno quiere cambiar el mundo, lo tiene que nombrar''

 

Y llegó el momento de Miroslav Scheuba, el 'poeta cocinero' nacido en la patria del idioma poético de Neruda, hijo de padre checo y madre chilena, cuyo primer acto fue sorprender a la concurrencia al extender sobre la mesa del escenario un pequeño mantel y sacando de una bolsa un largo pan, una botella de vino, un paquete de sal y sendas velas digitales.

Sin prólogo alguno, levantó con una de sus manos el paquete del condimento en lo alto, exclamando: - Cae sal viajera sobre mi mano..., comenzando con una seguidilla de sonetos dedicados al cloruro de sodio, al pan y el vino. Sobre este último, leyó 'Vino, dame la mano, vení por aquí' y sus intervenciones terminaron con cerrados aplausos.

Antes en el Bosque, le pedimos a Miroslav una definición de la prosa. ''La poesía para un hombre común es un cajón de manzanas, pero para el poeta es algo más porque cuando lo toma y escribe, algo sucede. Y entonces ocurre el misterio, porque para el primero - al tomar ese cajón y darlo vuelta - caen las manzanas; si lo tomas desde la poesía no cae absolutamente nada. Porque la poesía vence cualquier Ley de gravedad'', remarcó.

El cierre de la noche, tuvo nuevamente la intervención de lecturas de trovadores locales invitados como Antonio Tello, Diego Formía, entre otros. Pero ante el pedido de Pedro Solans a Daniel Grana que nos regale un telón de cierre con un unipersonal - ''porque Aldo Parfeniuk y 'Teuco' Castilla vinieron esta noche especialmente a escucharte'' - el director de Cultura de Carlos Paz nos deleitó con una deliciosa fábula de vida animal y naturaleza.

La oscuridad continuaba, afuera llovía y en nuestros corazones estábamos plenamente satisfechos. El 'Bosque de la Poesía' de Carlos Paz había alojado, por un par de días, uno de los momentos que será más recordado en el tiempo. Hay, naturaleza... hay poesía. Hay vida.

 

Comentarios