Memorias de la Villa sobre el teatro en Carlos Paz

Por Aldo Parfeniuk (Poeta y ensayista)
domingo, 13 de febrero de 2022 · 02:47

Por Aldo Parfeniuk

(Poeta y ensayista)

 

Propongo que hagamos un poco de memoria sobre el pasado del teatro en Villa Carlos Paz. Y es oportuno hacerlo ahora, que estamos rodeados de renombradas compañías de espectáculos, que vienen a hacer su temporada, con algo de teatro y bastante de show y espectáculos de entretenimiento para turistas.

En realidad lo que se está mostrando ahora no es algo muy diferente –en su finalidad y estética-  a lo que se vio por aquí  hace muchos años, cuando gente de afuera y de la localidad comenzaron a incursionar en las tablas y escenarios.    Siendo desde sus inicios una villa-ciudad turística lo que había que hacer aquí sobre el escenario no eran propuestas artísticas de excelencia teatral, sino espectáculos ligeros; sobre todo con mucho humor y entretenimiento.

El antecedente más firme que conozco sobre la llegada del teatro a Carlos Paz data de comienzos de los cuarenta, cuando anduvo de visita y montó un espectáculo con su numerosa compañía, Florencio Parravicini (en el por entonces lujoso Hotel Yolanda –actual San Martín  y 9 de Julio). En su compañía ocupaba un lugar importante el primer actor León Zárate (nativo de Alta Gracia), que además de director teatral ( dirigió entre muchos otra/os a Dolores Milagros de la Vega, Aída Luz, Mecha Ortiz, Luisa Vehil, Virginia Luque, y hasta Eva Duarte) filmó varias películas y fue uno de los impulsores de esa gran cooperativa cinematográfica que se llamó Artistas Asociados Argentinos.

Y hablando de películas: Carlos Paz desde temprano recibió la vista de cineastas que enmarcaron sus realizaciones en distintas épocas. Uno de esos films, de 1948, fue “Compañero de aventuras” con Adolfo Stray. Después de bastante tiempo (y en eso tuvo que ver el hecho de que nuestra Reina del Turismo, Mercedes Carreras, formó pareja con el director Enrique Carreras) aquí se escenificaron films como “De Londres llegó un tutor” y después de un tiempo un par de películas con el cantante Sandro.

La cuestión es que León Zárate se enamoró de Carlos Paz. Y en Villa del Lago construyó su casa de piedra, a mediados de los cuarenta, (todavía existe,  transformada en un centro de salud, en la esquina de Sarmiento y Alsina. Primero vacacionando y luego, ya retirado de los escenarios capitalinos, se vino a vivir entre nosotros, y no perdía oportunidad de entusiasmar a la gente local para que hiciera algo de teatro.  La mejor respuesta la encontró en un pequeño grupo de la Otra Banda, sobre todo de algunos vecinos del actual Boulevard Sarmiento. Con aficionados como León Grimberg, su cuñado Jaime Press,  Luchelli, Zanéz, Yolanda Bonesi y otros,  se formó la Agrupación Teatral “Carlos Paz”, realizando unas pocas representaciones  -sobre todo de sainetes- siempre asesorados por Zárate.

Lo otro que en aquella época se podía ver en materia de espectáculos, esporádicamente, eran las representaciones que traían los circos: Juan Moreira, El León de Francia,  Hormiga Negra, a cargo de grupos como el de Salvador Patamia o Jaime Kloner.

Comienzos de los sesenta. A raíz de cierta amistad con Roberto Fontanarosa,  que  aquí expuso sus dibujos de humor un par de veces, logramos que aceptara adaptar para una representación teatral el “Inodoro Pereyra”, que ya se estaba haciendo famoso desde la revista Hortensia. Con adaptación y dirección de Ricardo Baqué y la actuación de Chacho Bogio (en el papel de Inodoro) Alberto Nadaya y otros aficionados de la Villa. La obra se estrenó en una carpa del baldío que conseguimos en Gral. Paz, entre J. Ingenieros y San Lorenzo. Los detalles de esta aventura teatral los describe minuciosamente Edgardo Tántera en su libro “Caminos de la historia” 

Por esos mismos años y con algunos integrantes de aquella agrupación “Carlos Paz” y nuevos vecinos de la Villa (entre ellos: Ducomun, García, Santamaría, Cassano, Ramírez, Montero, Barsky, Giorgi,  Gigli, Luchelli, Seremberg, Thuman, Metrebián, Reguzzoni Cabrera y especialmente Bolognani) se reinició la farándula local con la creación de la Trouppe Los Calaveras. El motivo era romper la pachorra invernal pueblerina, divertirse con las cosas del mismo pueblo y –de paso- colaborar con instituciones benéficas y educativas. El director y libretista principal de aquella histórica farándula fue Rodolfo “Toti” Bolognani, quien tiempo después, como director de Turismo, fomentaría los espectáculos teatrales de la temporada con la presencia de figuras reconocidas de Buenos Aires. Asi, poco a poco, se irá iniciando la etapa profesional de la actividad teatral. Llegan figuras como Angel Magaña, Ricardo Bauleo, Guillermo Bredeston, Susana Giménez, Ricardo Darín  y otros, y comienzan a construirse  salas exclusivas para la actividad teatral.

El teatro cordobés también tuvo lugar en nuestras temporadas con la presencia de compañías como la de Miguel Iriarte (“Quince caras bonitas quince”, “San Vicente Superstar” y otras) o unipersonales como los de Raúl Ceballos (“Doña Rosa”) y , en la línea humorística, el Negro Alvarez, Cacho Buenaventura  y “Doña Jovita” entre otros..

Un acontecimiento relevante se dio cuando Carlos Paz fue subsede del Festival Internacional de Teatro de Córdoba, con la participación de grupos internacionales. Aquí se pudo conocer qué era el “Teatro de la pobreza”, con la presencia de su creador, el polaco Jerzy Grotowski, y pudimos reencontrarnos con nuestro talentoso actor y director teatral Dante Cena, que volvió a su Villa dirigiendo nada más ni nada menos que al elenco de “Rajatabla” de Venezuela  (uno de sus tres fundadores fue el gran teatrero cordobés Carlos Giménez) en “Doña Bárbara”.

Damos término a este repaso comentando que a raíz de la intensificación de la actividad teatral que dio inicio a lo que es hoy  (una de las patas principales que sostienen las temporadas de turismo locales)  surgieron aquí compañías como la que durante años dirigió Oscar Brico, y hasta una Escuela de Teatro, que con el nombre de Leónidas Barletta funcionó formando actores y técnicos durante años.

Comentarios