“La mujer poco probable”, la nueva novela de Tatiana Goransky

Vidas sin tren de aterrizaje

Por Alejandro Frias (Escritor y periodista)
sábado, 10 de octubre de 2020 · 00:00

Por Alejandro Frias

(Escritor y periodista)

 

“De alguna manera habían logrado construir una coreografía para acompañarse a lo largo de los años”, leemos, casi como una conclusión de Emma, la hija de Martina y Leo, y por ese lado, por el de las coreografías con las que nos conformamos y nos engañamos, y también por el lado de las incompletudes, va “La mujer poco probable” (El Ateneo), la nueva novela de Tatiana Goransky.

Ya no hay tren de aterrizaje

En un avión que gira por el cielo de Buenos Aires sin poder aterrizar por problemas mecánicos, Martina y Leo regresan de un viaje que, después de 25 años de matrimonio, podía significar la reconstrucción de la pareja o al menos el reencuentro.

En tierra, Emma y Pedro, los hijos de Martina y Leo, ignoran lo que sucede, mientras que Dana, colega de Leo y amiga de Martina, sigue con extrema angustia las noticias sobre el avión averiado y a punto de caer.

“La mujer poco probable” es una novela que a lo largo de su trama nos expone a los secretos que alguna vez fueron una carga para los protagonistas y que con los años, y luego de que cada revelación ya fuera hecha, se transformó en un elemento más en las relaciones.

Podemos dividir la novela en dos partes. En la primera, Acompañamos a Martina y Leo en aquel avión que da vueltas sin poder aterrizar en Ezeiza y a Dana siguiendo las noticias por televisión. En ese escenario de tensión conoceremos la verdad sobre la relación entre los tres, además de las historias personales de adulterios y extremos a los que nunca se arribo.

En la segunda parte aparecerán en escena Emma y Pedro, además de Shmuly, un examante de Martina que la abandonó después de haberle propuesto matrimonio, incluso estando ella casada con Leo.

La adicción al sexo de Martina que lleva a que su amiga Dana, psicóloga, la recomiende a un analista amigo, la extraña costumbre de Leo de reducir sus ansiedades de manera violenta, la falta de un riñón en Dana y la fascinación de Pedro por el agua son sólo algunos de los elementos con los que Goransky va construyendo esta novela de vidas que, como el avión que gira sobre Buenos Aires, parecieran ya no tener tren de aterrizaje, y en la que varias veces sus protagonistas repiten, como un insuficiente conjuro, “rigth thoughts, rigth words, rigth actions”.

“La mujer poco probable” es, sin rodeos, una novela sobre los vacíos y las incompletudes, y un poco más allá, sobre los intentos bienintencionados pero insuficientes.

Comentarios