Una porción del legado cultural de Cosquín está en la poesía

martes, 28 de abril de 2020 · 11:42

En Cosquín hay una fuente inmensa donde se bebe arte en toda su dimensión. En esa especie de convención de formas, estilos y voces que amasan el cerro Pan de Azúcar o colorean las aguas del río Cosquín, están lo que mantienen la luz que encendió el gordo Matalía, un plástico de origen santafesino, que sentó su hacer en Cosquín en décadas pasadas. Entre los actuales fogoneros de aquella quimera se encuentran el poeta Jorge “Perita” Luna y el dibujante Ricardo Geri, quienes se destacan cuando sacan las palabras al sol, o las cambian de lugar y las llenan de vida.

Hace unos años, "Perita" Luna al publicar su libro “Espejo del Viento”, (Corprens), ilustrado precisamente por Geri, afirmó, "expreso mi fe en la palabra a través de la poesía", y después de leer sus poemas y observar los dibujos de Geri, se percibe un lenguaje común, algo que late; y pareciera que son testimonios reales de lo vivido, un colectivo de sutilezas, no sólo patrimonio de ellos, sino también de lo que abrevaron en aquella fuente, que es un depósito de experiencias para quien se acerque pueda tomar lo que necesita libremente, y también pueda dejar lo que le parezca necesario dejar.

Si viviera el cubano Alejo Carpentier seguramente a su corriente de “lo real maravilloso” incorporaría la poesía amasada a la sombra de ese Cosquín poco visible que representan Perita Luna, Ricardo Geri, Niní Bernardello entre tantos.

En ese contexto, Los poemas de “Perita” Luna reflejan la vida de un hombre que tributa lo importante de la vida que vivió y quien siente el compromiso de sumar su experiencia a la fuente aquella que viene desde os sapos en época comechingona.

Luna debe ser leído porque también trae los genes de la cotidianidad de un boliche, el de su padre, donde llegaba la gente del pueblo de las pampas y se recitaba décimas y había payadas. Todo eso es "Espejo del Viento."

 

Fotografía: Jorge González presentando el libro de Perita Luna en la plaza Próspero Molina de Cosquín.

Comentarios