Marta Rojas por Madeleine Soutié Rodríguez

martes, 5 de octubre de 2021 · 22:06

Ya se sabe, Marta. Se nace para vivir y también para un día descansar definitivamente. Pero nos cuesta imaginarte en el descanso, del que solo dispusiste para recobrar las fuerzas. Tus compañeros sabemos que ya no vendrás en las tardes, toda dicharachera y sonriente a decirnos: ¡Grandes cosas, grandes cosas!, para que, como parte de la curiosidad que nos inculcaste, te preguntáramos de qué hablabas. Ya no nos dirás, depositando tu cartera frente a aquella maquinita tuya desde la que hoy otros te escriben, «lo tuyo se comenta», como uno de tus tantos modos de saludar. Pero vendrás, sin dudas, de muchas otras formas.

Aquí están tus libros, tus consejos, tus anécdotas. Tus dedicatorias, tu amor por los libros y la lectura, tu obra periodística y literaria. Tu fidelidad a Fidel, a Alejo, al tío Ho, a la Historia, la que aprendimos de nuevo al lado tuyo, escuchándote hablar, con tu cándida sonrisa y tu palabra recta y afilada. Te has ido, lo sabemos, pero sabemos también, que habitarás para siempre el periódico Granma donde no tiene fin tu travesía.

 

Periódico Granma

Comentarios