Miroslav Scheuba: de cocinas, verduras y otras yerbas

Otro de los grandes escritores invitados a leer en el Parque Estancia La Quinta fue el poeta-chef chileno Scheuba que prestigió al Bosque de la Poesía carlospacense.
domingo, 5 de diciembre de 2021 · 14:36

Por Aldo Parfeniuk

(Poeta y periodista)

 

El otro poeta invitado a presentar su libro en el Parque Estancia La Quinta –con agradecidas alusiones, en su prólogo, a gente local- fue Morislav Scheuba: todo un despliegue de histrionismo escénico -literario que conquistó rápidamente al público, haciendo olvidar con su decir la tormenta y el corte de luz de la reunión sabatina.

Miroslav Scheuba participó en las actividades del primer aniversario del Bosque de la Poesía de Carlos Paz

La poesía  del poeta-chef- chileno  -radicado hace años en nuestro país- resultó en su primera parte un sabroso desborde lírico de recetas, vegetales, especias y alimentos varios: todo ello demostrativo del modo en que se hace poesía desacartonada  al tiempo que sustanciosa; celebrando y  dando lecciones sobre la sabia domesticación de la naturaleza,  para alcanzarnos ese otro saber sobre las cosas del mundo, según es el sabor. El libro presentado se titula “Verdura fresca y Ramos Generales” (2021)

Su gastronomía lírica inevitablemente remite a los dos grandes Pablos de la poesía chilena:  De Rokha y Neruda ( por no hablar de otro latinoamericano de estos días, que desde su publicación venezolana “Unión Libre” cocina para el mundo: Enrique Hernándezdjesús ) Y no solo de alimentos habla nuestro hombre: también de bebidas –especialmente vinos-  que pueden ser finos y nobles o bien populares, como la sangría, apta. según Scheuba, para realizar ciertas transfusiones.

Como buen iquiqueño Miroslav también tiene un rasgo muy chileno: su humor, dispuesto a encontrarle costados risueños o irónicos a personajes e íconos  serios y graves, como La Patria, “Sartrería” o “Las mañanas de Kant” entre muchos más. Otro tanto sucede con las breves prosas de la sección “Las otras llaves del  reino” , con retratos de Napoleón, Buda o Catalina La Grande entre otros: siempre con mirada desacralizadora,  buenas dosis de bromas ( o “tallas”) siempre trabajadas con inteligencia poética.  Sus especias, recetas o  alimentos poetizados se transforman en piezas estéticas que invitan  a degustar los sabores y saberes de su original experiencia literaria

Aquí uno de sus poemas (con epígrafe incluido):

ODA AL YOGUR

                                       Miroslav, el alquimista del verso y del buen bocado.

                                                 Ni Marta –Martona Casares-, ni su marido Bioy

                                         ni su hijo Adolfito, ni Georgie (que tenía los dones)

                              hubieran podido componer versos  más frescos y sabrosos

                                                                       que los tuyos en homenaje al yogur.

                                                                                        Oscar Taffetani

 Anciano como el espíritu de la nieve

y sin embargo, nuevo como el suelo de la luna.

Dormido como el olvido

o despierto como un recuerdo,

estás guardado en el secreto de una esperanza,

en lo sabio y creativo de un don

y en lo bueno y cercano de un amor limpio.                  

 

Comentarios