Horacio Marassi

Las múltiples facetas de un gran actor

Ha sido uno de los primeros actores en volver a escena con la obra El año de Ricardo, metáfora del Ricardo III de Shakespeare.
domingo, 7 de febrero de 2021 · 15:21

Por Susana Szwarc

(Poeta y dramaturga)

 

Horacio Marassi  ha demostrado ser un gran actor mostrando sus múltiples facetas en este momento tan difícil  y donde lo más vital del ser humano ha ido quedando rezagado a un plano lineal por efectos de la pandemia, ha sido uno de los primeros actores en volver a escena con la obra El año de Ricardo, metáfora del Ricardo III de Shakespeare.

Allí este actor, uno de los grandes de las últimas décadas, debe cambiar su propio personaje. Cada vez es otra la acción y la sensibilidad de ese personaje, y no solo en sutilezas sino en todo su accionar/sentir.

Marassi responde a su cómo hacer esto, un modo de ubicar el cuerpo desde el mínimo gesto que se trasluce hasta lo múltiple,  diciendo que en su modo de trabajo, más que lo psicológico del personaje es el accionar (del personaje) lo que va modificando. Tal vez los numerosos matices que logra desarrollar en cada una de las tantísimas obras realizadas, surjan de sus comienzos como mimo junto a la compañía de La Compañía Argentina de Mimo que dirigía Ángel  Elizondo.

"La primera obra que hice fue en época de la dictadura; estrenamos en Setiembre de 1976 ,en el teatro Planeta;  la obra de llamaba Los Diariosss, y estuvieron a punto de prohibirla por un desnudo que tenía, y no por un secuestro que se representaba en una escena de la obra. Pero los censores que venían al teatro una vez estrenada la obra se ve que no entendían mucho este lenguaje. No se trataba de un trabajo de Mimo convencional. Por ejemplo, no teníamos la cara pintada de blanco, y también lo llamábamos teatro de acción. Luego sí, nos prohibieron dos obras;  una en el Teatro Estrellas que se llamaba Kaakuy  basada en la leyenda  del pájaro. Quemaron el teatro, la sala para 1000 personas que era en la que estábamos nosotros ya que el complejo teatral tenía otras dos salas. Y otra obra que nos prohibieron fue Apocalipsis Según Otros, en el teatro Picadero, a esta obra le pusieron un decreto de prohibición que después en la democracia lo retiró Pacho O’ Donnell siendo secretario de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, con Alfonsín" recordó Marassi.

 

¿Cómo fue pasar de mimo  a actor? ¿Es un pasaje muy grande?

 

El pasaje de Mimo Actor  a Actor de manejo de la palabra me costó bastante ya que tenía muy incorporado el otro lenguaje: en el Mimo en general tenés que  hacer muchas acciones para poder entregarle al espectador el relato, y en el teatro se da  otro lenguaje, menos físico y con otros tiempos dramáticos.

 

En estos momentos fuiste uno de los primeros actores que estás trabajando nuevamente sobre un escenario. Cómo fue trabajar solo a través del zoom.

 

Por ejemplo, con la obra  El año de Ricardo,  ahora está en cartel, estábamos por estrenar en Mayo de 2020 pero en Marzo nos agarró la pandemia. Seguimos ensayando por zoom, digo ensayando por decirlo de alguna manera porque lo único que hacíamos era pasar la letra,  se hacía muy difícil la actuación; al ser tres en escena y cada uno en su casa , no tenía nada que ver con el teatro. Sigo pensando que  el zoom o las formas que se van inventando para poder trabajar, no son teatro en el que  los cuerpos de actores y espectadores están presentes, incluso se percibe y podría decir se toca la respiración, el hálito de unos y otros. Se interacciona, es entre otros. Y en este momento de pandemia con la dirección de Mariano Stolkiner, el actor Alejandro Vizzotti y la actriz Magdalena Huberman  estamos realizando la primera obra estrenada en  pandemia. Me refiero a estreno y no a reposición.

 

Trabajaste y trabajas en teatros independientes, también en el San Martín, el Cervantes, el Colón ¿Es distinto para un actor?

 

Trabajar en teatros Independientes fue la base de mis comienzos, donde uno hacía y sigue haciendo todo: la difusión, la producción, el inventarse los vestuarios  o la utilería o la escenografía, que después los especialistas las corregían pero uno termina la obra y te juntás tus elementos o te guardás el vestuario, en los teatros oficiales uno eso no lo hace; sí controlás que las cosas estén en su lugar antes de la función , porque puede costar caro no encontrar un elemento que no te lo pusieron y tener que usarlo en una escena. En teatros oficiales, tenés garantizado un salario durante ensayos y funciones.

Y ahora que digo salario, quiero decir eso que se sabe quizás pero que no debe cansar volver a decirlo: es un momento muy difícil, muy delicado para todo lo que implica el mundo del teatro, no solo los actores, sino los sonidistas, los iluminadores, los técnicos en general, los directores y los teatros, los espacios. Esta pandemia golpea precisamente en ese lugar que humaniza, el arte en general. Y donde se trata de agruparnos, donde se es con los otros.

 

Trabajaste también por todo el país, el exterior y también en cine.

 

Sí, trabajé en Rosario en el Teatro Artehon que no sé si sigue estando con los Diarios en el año 1977. En el Festival en Mar del Plata en el 2001 con la Masa Neutra, dirigida por Jorge Sánchez. En Córdoba en la editorial Documenta que tiene un teatro e hicimos  en el año 2017  Walsh, todas las revoluciones juntas  que fue Escrita y dirigida por Mariano Tenconi Blanco.

Y películas como  El Bonaerense de Pablo Trapero; Plata Quemada de Marcelo Piñeyro, Cetáceos de Florencia Percia Filmé en varios lugares del interior de la provincia de Buenos Aires con la película Historias Extraordinarias y la Flor de Mariano Llinás, y también La serie El Matadero de Lisandro Moriones y un mediometraje del ciclo Historias breves del INCAA de Cristian Cartier.  En el exterior, en España en Madrid Festival de Otoño y en Barcelona. En Alemania en Festivales y Publicidades y películas en Italia .

 

Viajar no te te da ni menor ni mayor prestigio pero se la pasa muy bien conociendo lugares que quizá por razones económicas, nunca podrías conocer.

 

El actor Argentino está muy bien considerado en el mundo, y hay una muy buena representatividad por el Teatro Independiente más que por el oficial.

El pasaje de Mimo Actor  a Actor de manejo de la palabra me costó bastante ya que tenía muy incorporado el otro lenguaje: en el Mimo en general tenés hacer muchas acciones para poder entregarle al espectador el relato, y en el teatro tiene otro lenguaje, menos físico y con otros tiempos dramáticos.

Trabajaste con directores excelentes como: Lola Arias, Emilio García Wehbi y muchos otros como Luis Cano, Guillermo Arengo, Juan Pablo Gómez y Horacio Banega. Mendilaharzu y Jakob, con quienes trabajó en la bellísima ópera contemporánea estrenada en el teatro Colón Veladas Fantomas,

 

¿Tenés alguna obra preferida?

 

Obras preferidas sí, quizás porque  algunas  se recuerdan con más cariño que otras ya sea por el esfuerzo, ya sea por los compañeros, por algo que no podríamos aseverar,  pero como el teatro es efímero uno siempre se aferra más a la del presente. Nombrar alguna que prefiera más que otras… se me pondrían celosos los directores.  

Nos dice sonriendo  y creando suspenso mientras nos recuerda que con todo el protocolo de estos tiempos, sigue la obra “El año de Ricardo” de Angélica Liddell en el teatro El extranjero en Caba, una metáfora de Ricardo III de Shakespeare, esperando que pronto puedan estar en Córdoba y en el Chaco. Obra donde  se puede ver una vez más lo que ofrenda al público este gran actor.

.

Comentarios