«“Mensajes de voz” en “tiempo real”», por Emilio Bernal Labrada

Emilio Bernal Labrada para su columna mensual titulada «Nuestro idioma de cada día» en el Boletín Informativo Digital de la Academia Argentina de Letras.
martes, 25 de mayo de 2021 · 20:09

Emilio Bernal Labrada, de la Academia Norteamericana de La Lengua — «¿Pero es que existe el “tiempo irreal”? No, ¿verdad? Todo transcurre en el único “tiempo” que hay, es decir en el REAL y cotidiano.

Y los “mensajes de voz” (copia de voice mail), ¿qué son? Pues nada menos que “recados”. Así de simple. El recado es un mensaje que, antes de la era tecnológica, se solía transmitir por interpósita persona o un papel, pero que en la actualidad se puede grabar o transmitir electrónicamente.

De modo que no hace ninguna falta imitar al inglés con “mensaje de voz” cuando ya tenemos “recado”. Y si quieren, el sistema o aparato que lo permite puede llamarse tranquilamente “recadero” o “recadería”.

Volvamos ahora al “tiempo real”, frasecita que se suele emplear a fin de dar la impresión de estar a la moda, como si pudiera haberlo “irreal”. Bueno, en ciertos casos cabe la aclaración, como cuando es posible que oigamos o presenciemos algo que constituya una reproducción de lo previamente grabado. Pero se trataría de una excepción y no de algo común y corriente.

“La economía creció [sic] 250 mil puestos de trabajo”. Transcribimos a la letra lo dicho por un locutor noticiero. Así como lo oyen. No puede ser, estimado amigo. Es disparatada transliteración de “the economy added”, que por cierto tampoco está muy bien en inglés. Como ya lo hemos dicho, ¿para qué copiar errores ajenos, cuando nos bastan y sobran los nuestros? EXPLICACIÓN: La economía no “crece” empleos. Sí puede ser que los aumente, que ya es otra cosa. O mejor: “La economía añadió (o produjo un aumento de) 250 mil…”.

Hablando de locutores, hoy lunes que escribo esto veo que ellos optan por la anglomanía “este lunes” (“this Monday” en lugar de lo lógico, “today Monday”), siendo el caso que “este” puede aludir a un lunes cualquiera: el pasado, el próximo o el mismo día en curso. O sea, la imprecisión perfeccionada, ¿ante el altar de su paradigma? Lo propio se aplica a “mañana martes” y “ayer domingo” (en vez del ambiguo “este”), ¿cierto?

La publicidad pecadora. Seguimos con nuestro habitual segmento, en que continúa el asalto inmisericorde a la femenina CABELLERA —voz colectiva que nunca usan, desplazándola con el singular “cabello”—. Primero, el titular reza: “Dale estilo a tu cabello con aloe vera, la clave para tener rizos hidratados”. Mal no está, pero sobra “tener”, evidente copia del original “have”. Luego viene lo bueno, que así dice: “Rizos definidos sin efecto rígido, residuos y sin alcoholes que los resequen. No toda HIDRATACIÓN es la misma”.

Le hace falta soltura (sí, el texto está muy “RÍGIDO”), sabor, simpatía y transparencia. ¿Qué tal si pensáramos en español y lo dijéramos así?: “Tus rizos quedan sueltos, naturales, sin residuos, llenos de vida y hermosura —nada, con el “MOJITO” perfecto, que HALAGA y, acaso, ¡EMBRIAGA!” Es una adaptación, como debe ser. ¿Quién ha dicho que la versión tiene que someterse a la camisa de fuerza del original?

Señores, les digo en “TIEMPO REAL” que sus noticias y mensajes publicitarios, ya sean “DE VOZ” o escritos, merecen un poquitín más de atención, de modo que cumplan su función a cabalidad. De lo contrario, “DECRECE” sin remedio su impacto popular».

Comentarios