García Montero, entre la poesía y el folclore

Con su exposición fue declarado Huésped de Honor de la ciudad de Buenos Aires, (CABA) y miembro de la Academia Nacional de Folclore.

El director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero visitó Argentina, donde participó de la Feria del Libro y fue declarado Huésped de Honor por CABA. Además hizo una visita relámpago por Córdoba tras los pasos del genial Rafael Alberti.

El pasado viernes, en horas de la mañana y con la presencia del ministro de Cultura de CABA, Enrique Avogadro, se llevó el acto en el edificio de La Prensa, con la presencia de Antonio Rodríguez Villar, presidente de la Academia Nacional de Folklore y José María Castiñeira de Dios, su vicepresidente. También estuvo presente la embajadora de España en Argentina, María Jesús Alonso. 

En representación de la Academia Nacional de Folklore, Antonio Rodríguez Villar dijo que espera mantener una relación más estrecha y activa con el Instituto Cervantes.

Por su parte, Luis García Montero señaló: “Tuve el honor de haber conocido a Borges, que era un escritor al que admiraba pero al que temía también. Cuando nos presentaron, dijeron de mí que era un joven poeta de 22 años y recuerdo que Borges dijo ‘yo alguna vez tuve 22 años, pero no sé si soy poeta”.

 “Los poetas buscamos la palabra precisa”, continuó Montero y analizó la carrera literaria de Juan Ramón Jiménez, quien empezó a escribir en la onda del modernismo pero después empezó a pensar que se estaba encerrando en sí mismo: “Es un peligro que el género se aparte de la realidad y Juan Ramón como Antonio Machado se dieron cuenta de esto”.

En su discurso, el poeta retomó a García Lorca, a Rafael Alberti (sobre quien hizo su tesis de Doctorado), a Bécquer: “Bécquer hizo lo mismo que Juan Ramón, aprovechó la lección de lo popular para llevarlo a la poesía lírica del siglo XIX. Encuentro reflexiones similares entre Juan Ramón, Bécquer y Borges”, subrayó.

García Montero destacó las figuras de Jorge Luis Borges y Julio Cortázar y recordó al peruano José María Arguedas, al que reconoció como “un gran reivindicador del quechua y de la poesía quechua”. En eso se parecían con Lorca, dijo Montero, en “ir hacia la condición del ser humano con la experiencia de los años”.

 

Comentarios