España

Leopoldo “Teuco” Castilla emocionó a Granada en su festival de poesía.

Por José Mª Cotarelo Asturias (Corresponsal de El Diario de Carlos Paz)
domingo, 21 de abril de 2024 · 12:45

Por José Mª Cotarelo Asturias
(Corresponsal de El Diario de Carlos Paz)

 

“La poesía es sagrada porque crea todo y no cede su secreto”. (L.C).

 

Como el ave que vuela sobre su propio cielo y otea el horizonte donde la palabra se yergue, aterrizó el gran poeta argentino en Granada y allí por donde pasó, dejó su hermoso trino y emocionó con sus versos a propios y extraños.

Su actuación en el centro Federico García Lorca cuya presentación corrió a cargo de la directora del festival Remedios Sánchez, ya levantó polvaredas. Le acompañaban en el escenario Touria Majdouline de Marruecos, la poeta valiente, con la palabra precisa, cautivadora, que emocionó al público con sus versos; la castellana María Ángeles Pérez López ( Premio Nacional de la crítica de poesía) que leyó un hermosísimo poema largamente aplaudido “como si fuese tierra que se estuviese haciendo/en el horno inicial del corazón del mundo” y la gallega Yolanda Castaño (Premio Nacional de Poesía) que nos trajo el eco de Rosalía en su voz y la morriña de la querida tierra de tantos ilustres poetas. Inevitable recordar a Celso Emilio Ferreiro: “Garda, matria, un loureiro/ prá frente distes fillos”. Y otro para la de Yolanda. La noche terminó a altas horas en el mítico bar La Tertulia donde hacía más de 40 años que Teuco había recitado.

Viznar acogió al premiado poeta dentro del marco del festival de poesía en los municipios lorquianos, que acerca a los poetas a pueblos como Fuente Vaqueros, Pinos Puente, Valderrubio, Alfacar, etc. Un público entregado, entre el que se encontraban Touria y María Ángeles Pérez, que quisieron acompañarlo, además de las autoridades de Viznar y el concejal de cultura de Huetor Santillán, Tomás Pérez Cobos que, acompañado por la bibliotecaria Mª Ángeles Cabrerizo hicieron entrega a Leopoldo de unas carpetas que contenían los poemas publicados con motivo de la puesta en marcha del Bosque de la Poesía de Huetor y el poema ganador del primer premio nacional de poesía al natural. Teuco se mostró sorprendido y agradecido por la original y generosa iniciativa.

La primera visita que quiso hacer Castilla fue al barranco de Viznar donde la emoción y un contenido llanto interno invocaron al universal poeta de Fuente Vaqueros. Touria, María Ángeles, Leopoldo, Gerardo y Fernando Medina guardaron minutos de sobrecogedor silencio. Un azor en lo alto volaba vigilante, eterno.

La visita del poeta Teuco Castilla a Granada dejó huellas imborrables. 

Gerardo Rodríguez Salas, introdujo con la maestría y la elegancia habitual que lo caracterizan a Leopoldo Castilla. Agradeció al Ayuntamiento de Viznar y a las personas que lo hicieron posible. Hizo una breve introducción donde glosó algunos de los premios, antologías y obras del autor y se estableció una interesante charla sobre la propia poética del  invitado en el que incluyó la mención a su exilio español. Castilla agradeció al alcalde y al público por permitirle “leer poemas en su casa”. A la pregunta de Gerardo sobre qué podría decirle sobre su propia poesía, Teuco, comentó que a lo largo de los siglos, todos los poetas intentaron definir la poesía sin que ninguno realmente lo hubiese conseguido. “No se sabe lo que es la poesía” y recordó la cita del brasileño Manuel Bandeira: “ Ojalá que mis poemas tengan la pasión de los suicidas que se matan sin explicación”. Derrochó simpatía y conquistó el corazón del público. “Para extremar mi ignorancia aventuré que la poesía podría ser una partícula de la física, porque atraviesa los tiempos, trae todas las dimensiones, trastoca causas y efectos, crea y permanece contra todo tipo de extinción. La poesía le aparece a uno en algún momento determinado de la vida y no lo suelta más. Yo empiezo – añadió- a tener la sensación de que aquí, detrás de esto, hay una magnífica, maravillosa, pero también implacable esclavitud. La poesía pertenece a la naturaleza; viene de la naturaleza; nosotros somos naturaleza. La poesía es sagrada porque crea todo y no cede su secreto”.

Disertó sobre la necesidad de extender los Bosques de la Poesía, de los que Granada es un importante referente por lo que ello significa de concienciación y de espacio cultural y elogió la labor de los bosques ya en marcha de Maracena, Cogollos Vega, Huetor Santillán, más los próximos a inaugurar de Santa Fe, Fuente Vaqueros, el Bosque de la Poesía y la Biodiversidad de Granada y el de Guevejar, entre otros.

Castilla inició un viaje poético por sus obras, en cuya maleta metió a los asistentes. Gerardo Rodríguez le dijo que “hay un juego en tu poesía entre lo sagrado, la física y la metafísica”, a lo que asintió.

Antes de concluir, felicitar la dirección del Festival Internacional de Poesía de Granada en este XX cumpleaños y en especial a Remedios Sánchez y a Daniel Rodríguez Moya por tanto trabajo y tan buen hacer.

A lo lejos, sobre el valle y con un fondo de la sonora voz de Leopoldo “Teuco” Castilla, sobre el monolito que recuerda donde fusilaron a Lorca, un cielo recordaba los de Claudio de Lorena. El poeta de Salta dejó una humilde florecilla del campo sobre el frío mármol… y unas lágrimas. El silencio se hizo de nuevo. Sobran las palabras.

Teuco Castilla en el mítico bar tanguero-granadino con Tato Rébora, José María Cotarelo y la poeta castellana María Ángeles Pérez López.

Comentarios