Manifestantes lanzaron gas lacrimógeno en una misa en Chile

Lo hicieron en los pies del altar de la catedral de Santiago de Chile, en medio de la misa en la que se nombraba a Celestino Aós como arzobispo de la ciudad.
domingo, 12 de enero de 2020 · 10:12

Chile.- Un grupo de manifestantes lanzó gas lacrimógeno a los pies de altar de la catedral de Santiago de Chile, en medio de la misa de este sábado en la que se nombraba a Celestino Aós como arzobispo de la ciudad.

En el acto religioso, cuatro personas se acercaron al altar a comulgar, momento en el que arrojaron gas lacrimógeno en señal de protesta.

Además, según informaron desde Carabineros, siete personas que pertenecen a una organización de Derechos Humanos desplegaron una pancarta en la que se podía ver la frase "¿Y el pueblo cuando será consultado?". El cuerpo policial detuvo a dos hombres por desorden.

Durante la misa, Aós aludió a los días de "agitación, división y ataques" que está viviendo Chile. "Ningún cristiano puede quedarse de observador, menos aún de censor o de condenador", afirmó.

81 detenidos en las protestas del viernes

Por otro lado, Carabineros informó que se detuvieron a 81 personas durante la jornada de manifestaciones del viernes en Plaza Italia, en el centro de Santiago.

El general Enrique Bassaletti, jefe de la zona este de la Región Metropolitana de Santiago, detalló que cerca de 3.000 personas se concentraron en la plaza. Además, señaló que 64 policías resultaron heridos, de los que uno de ellos sufrió una fractura de nariz por una pedrada.

Bassaletti indicó también que la Fiscalía inició una investigación sobre el lanzamiento de un líquido de color amarillo que provocó lesiones y quemaduras a algunos manifestantes.

"Observadores de Derechos Humanos hicieron saber esta condición a la Fiscalía Centro Norte y en forma inmediata el fiscal instruyó retirar ese vehículo", ha manifestado, aunque ha añadido que no tiene conocimiento de personas que hayan resultado heridas a causa de este líquido.

Continúan las protestas

Las protestas en Chile estallaron el 17 de octubre contra la cuarta subida del precio del metro en pocos meses, pero crecieron rápidamente hasta denunciar la desigualdad social y plantear la necesidad de elaborar una nueva Constitución.

Piñera, que llegó a declarar el estado de emergencia desplegando a las Fuerzas Armadas, pidió perdón por no escuchar el clamor de los chilenos y propuso una "agenda social". Para hacerla realidad, remodeló el Gobierno e inició un diálogo con los partidos políticos, tanto opositores como oficialistas.

Más de 20 personas murieron por los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad y más de mil fueron detenidas. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció torturas y otros abusos contra las personas detenidas en el marco de las protestas.

Comentarios