Tras las graves protestas, Merino renunció a la presidencia de Perú

domingo, 15 de noviembre de 2020 · 15:36

Perú. Este domingo, Manuel Merino, cuya situación era insostenible, renunció a la presidencia de Perú tras un breve mensaje televisado de poco más de cinco minutos. El Congreso lo puso en el poder, en una decisión calificada por diversos sectores como un golpe parlamentario, y seis días después la muerte de dos jóvenes durante las protestas antigubernamentales en las calles, derivaron en su dimisión.

Los gritos de “Merino no me representa”, “Fuera los corruptos”, cambiaron por el “Sí se pudo”. Apenas terminó de hablar Merino, se escucharon cacerolazos en todas las ciudades, en todos los barrios de Lima. Cacerolazos que en los últimos días habían sido de protesta, este domingo fueron de celebración. 

Merino asumió la presidencia el martes pasado, luego que el día anterior 105 de 130 legisladores aprobaron la destitución del presidente Martín Vizcarra por “incapacidad moral permanente”, una decisión cuya legalidad ha sido ampliamente cuestionada y que desató la indignación ciudadana y masivas protestas, que comenzaron la noche del lunes, apenas se conoció la destitución de Vizcarra y la designación de Merino como presidente, y que se han repetido todos los días, hasta la caída de Merino.

En su breve mensaje de dimisión, Merino defendió su brevísimo y convulsionado gobierno, y guardó el anuncio de su renuncia para el final. Justificó la decisión de sus aliados parlamentarios de destituir a Vizcarra, decisión que gatilló la indignación ciudadana que tomó las calles. Dijo que lamentaba las muertes y que “todo el Perú está de luto”, pero intentó desacreditar las masivas protestas en su contra insistiendo que detrás de ellas había “grupos interesados en producir caos y violencia”. Llegó al gobierno con los votos de congresistas que cargan múltiples denuncias por corrupción, pero señaló que creía en “la lucha frontal contra la corrupción”. Fue un lamentable mensaje que puso fin a un lamentable brevísimo gobierno.

La situación del gobierno de Merino se volvió insostenible luego de que las masivas protestas de la noche del sábado dejaron dos muertes y más de un centenar de heridos. 

Organismos locales de derechos humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional, han condenado la represión contra las protestas y han denunciado que en su agonía el régimen de Merino ponía obstáculos a la información sobre los detenidos en las protestas. (Fuente: Página12)

Comentarios