El increíble motivo por el que un alcalde mexicano se casó con un cocodrilo

domingo, 2 de julio de 2023 · 16:22

México. En una ceremonia llena de aplausos, baile y un beso cargado de buenos deseos, el alcalde de un pueblo del sur de México contrajo matrimonio con un cocodrilo, participando en un ritual tradicional que busca la prosperidad y abundancia para la comunidad. A pesar de ser una tradición con más de 200 años, esta escena extraordinaria continúa asombrando al mundo.
 

Víctor Hugo Sosa, el alcalde de San Pedro Huamelula, una comunidad indígena Chontal en el istmo de Tehuantepec, estado de Oaxaca, expresó su afecto por la novia reptil llamada Alicia Adriana, quien asume el papel de "la niña princesa" en esta antigua celebración.


”Acepto la responsabilidad porque nos queremos, eso es lo importante, no puede haber un matrimonio si no se quieren. Nos queremos y acepto casarme con la niña princesa”, expresó Sosa durante la ceremonia.


Este sagrado ritual, que une en matrimonio a dos grupos étnicos para fomentar la prosperidad y la paz, se ha celebrado en este pueblo durante más de 230 años. La tradición narra que las fricciones entre los pueblos Huave y Chontal se resolvieron mediante el matrimonio del rey Chontal, representado ahora por el alcalde, y la princesa Huave, simbolizada por el cocodrilo hembra.


La boda les permite “enlazarse con lo que es el emblema de la madre tierra. Todo pidiéndole al poderoso la lluvia, la germinación de la semilla, todas esas cosas que son la paz, la armonía del hombre chontal”, explicó Jaime Zárate, el historiador de San Pedro Huamelula.


Antes de las nupcias, Alicia Adriana es paseada de casa en casa, permitiendo que los residentes bailen con ella. Está adornada con una falda verde, huipil negro y un tocado hecho de cintas y lentejuelas de colores. Su boca está amarrada de manera segura para evitar cualquier problema. Posteriormente, es vestida con un vestido de novia blanco con adornos plateados y llevada al ayuntamiento para casarse con el alcalde. Joel Vásquez, un pescador y residente del pueblo, lanza su red y expresa su fe en que la boda traerá una pesca abundante. Él afirma: “Para que en esta nación haya prosperidad, para que se encuentren las maneras de vivir en paz y se formulen equilibrios”.


Después de la boda, el alcalde baila con su cónyuge al ritmo de la música tradicional del pueblo. ”Por el matrimonio que estamos llevando el día de hoy, estamos muy contentos porque estamos celebrando la unión de dos culturas, el pueblo está contento”, expresó Sosa. El baile culmina con un beso que sella el vínculo entre el rey y la niña princesa.

Comentarios