Restricciones

La industria pyme creció 47% anual pero sigue debajo del 2019

lunes, 28 de junio de 2021 · 19:12

La producción de las pymes industriales continuó mostrando señales de recuperación en mayo, pero con grandes diferencias entre empresas. Si bien estadísticamente se crece, ya que comparada con 2020 la actividad registra un repunte importante especialmente en aquellos sectores que más cayeron el año pasado, 6 de cada 10 industriales señalan que la situación de su firma todavía es regular o mala.

Comparando su situación actual con mayo 2019, antes de la pandemia, 49% señaló que es peor, un reflejo del trayecto que resta recorrer para normalizar el sector productivo.

Así surge del Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP), elaborado mensualmente por CAME. Comparando la producción industrial pyme de mayo 2021, los resultados son:

Frente a abril 2021, creció 11,1%, con las mayores tasas de variación mensual en Minerales no metálicos (+43,4%) y Calzado y marroquinería (+52,1%).

Frente a mayo de 2020, la producción creció 47%, con las mayores tasas de variación anual en Material de transporte (+100,1%) y Productos metálicos, maquinaria y equipo (+95,1%). Papel y cartón fue el que menos creció (+14,9%).

Frente a mayo de 2019, la producción cayó 4,3%, con tres sectores que ya recuperaron los niveles prepandemia y ocho que aún no.

En los primeros 5 meses del año, la industria pyme acumula un alza de 20,2% frente a iguales meses de 2020 y una baja de 8,1% frente enero-mayo de 2019.

En mayo 2020, la producción de ese sector había caído 34,9% anual, con lo cual era esperable una recuperación fuerte en las tasas de variaciones del mes.

Aunque con tasas de crecimiento más suaves, en los próximos tres meses la industria pyme debería continuar rebotando fuerte y cerrando su brecha con 2019, incluso a pesar de las nuevas medidas de aislamiento.

Dos factores que traccionaron al sector industrial pyme en mayo fueron: 1) el crecimiento de las exportaciones industriales (+85,3% anual), especialmente a Brasil, que es el principal mercado de las pequeñas y medianas empresas y los envíos de manufacturas industriales crecieron 169,8% anual ese mes; y b) la demanda de insumos de la construcción, donde a las ventas asociadas a pequeñas refacciones y ampliaciones se sumó la recuperación de la obra pública y de la obra privada de mayor magnitud.

Como era de esperar, todos los rubros relevados crecieron en la comparación anual. Material de Transporte, con un incremento de 100,1% anual, había sido uno de los que registraron mayores caídas anual en mayo 2020 (-52,5%). En el sector pyme se notó especialmente un buen ritmo de producción en remolques, semirremolques, tolvas y autopartes para motos, con alta predominancia de unidades destinadas al mercado interno. De todos modos, la producción de mayo 2021 se mantuvo por debajo de mayo 2019 (-5,0%).

Papel, cartón, edición e impresión fue la rama manufacturera que menos creció: +14,9% anual, que también se explica porque fue de los sectores que menos cayó en mayo 2020 (-17,3%), lo que muestra la incidencia de las bases de comparación en la tasa de evolución de cada sector. Dentro de este sector, se destacan con mucha mejor performance la industria de papel y cartón, especialmente aquella vinculada a los sectores industriales, y no así a los sectores comerciales (bolsas, por ejemplo). En edición e impresión se siente la migración hacia la virtualidad y la tendencia a prescindir cada vez más del papel. Comparado con 2019, el sector produjo en mayo 5% menos.

En Indumentaria y textil la producción creció 78,1% anual en mayo, pero bajó 12% comparado con mayo 2019 (el 2019 fue, además, un mal año para esa actividad). Este sector se recupera de las fuertes caídas del año pasado, cuando la venta estuvo prácticamente paralizada durante varios meses (-50,6% anual cayó en mayo 2020).

El mes pasado incidió positivamente la demanda de ropa de trabajo, escolar, del sector salud y de temporada de invierno con la cercanía del frío. Pero la recuperación es lenta porque es una industria muy orientada al mercado interno y dependiente del poder adquisitivo, que no logra recuperarse. La menor frecuencia de reuniones sociales y laborales también frenan al sector, al igual que la proliferación de pequeños talleres informales. En cambio, viene ayudando a esta industria el menor ingreso de ropa importada. Varias empresas consultadas manifestaron que están intentando exportar a Uruguay, Paraguay y Bolivia, pero sin éxito por las subas de costos internos. “Quisimos exportar a Paraguay y no pudimos concretar operaciones porque no somos competitivos”, dijo un empresario textil de Ciudadela, que además advirtió preocupación porque “hay clientes que nos están cancelando pedidos”.

Galería de fotos

Comentarios