La Cumbre volvió a abrir la polémica sobre los basurales a cielo abierto

martes, 10 de septiembre de 2019 · 12:16

Valle de Punilla.- Los permanentes incendios en el basural municipal de La Cumbre volvió a encender las alarmas entre los funcionarios de ambiente del gobierno provincial, quienes ven con mucha preocupación la falta de compromiso de los municipios a la hora de atender un tema tan delicado como el relacionado a la ecología y al medio ambiente.

Lo cierto es que en lo que va del 2019, el basural de La Cumbre ya se ha incendiado en varias oportunidades y el humo tóxico que del mismo se desprende, causa inconvenientes a la salud de los pobladores más cercanos. En las últimas décadas, la basura que se produce en los domicilios y llega a los vaciaderos, es un problema histórico e irresuelto.

Medianamente con el correr de los años, los municipios del Valle de Punilla han llevado adelante políticas ambientales tendientes a disminuir los riesgos que significa para los bosques nativos, los incendios que allí se producen. El año pasado un incendio que comenzó en el basural de Capilla del Monte terminó consumiendo cerca de mil hectáreas de bosque nativo. 

En el Valle de Punilla sobran los ejemplos de las malas praxis que llevan adelante los mandatarios y que terminan afectado a su propia población y a las vecinas más allá de los daños ambientales irreparables que producen. En Villa Carlos Paz, en la década de los ´90, el fuego en el basural a cielo abierto causó muchos incendios en los montes cercanos y la falta de tratamiento de los lixiviados terminó siendo uno de los contaminantes principales a las aguas del lago San Roque. El año pasado la ciudad le dio una solución definitiva a este tema preocupante con la construcción de una moderna planta de tratamiento de la basura.

Por su lado, el basural a cielo abierto que existe en las afueras de Cosquín y donde depositan sus residuos Santa María de Punilla, Parque Síquiman y Bialet Masse, fue acomodado luego de una intervención judicial, donde participaron vecinos y mediadores de la Defensoría del Pueblo de la Provincia. Por ahora, el basural al menos ha dejado de producir humo tóxico.

Otro de los antecedentes con derivaciones judiciales tuvo lugar en el incendio que se inició en el basural de Los Cocos y que afecto a cientos de hectáreas de bosque nativo. El por ese entonces intendente Javier Resille Reyes fue detenido, y acusado del delito de "incendio culposo". Hoy en día, la desidia continúa gobernando el basural y las actuales autoridades que prometieron, entre otros temas, corregir el error de gestiones anteriores, no han invertido ni corregido absolutamente nada.

Un paso adelante y cien para atrás 

En el centro norte del valle de Punilla las localidades de La Falda y Villa Giardino se han constituido en un ejemplo a seguir. La gestión a favor de la ecología y del tratamiento de los residuos ha sido una constante sin importar el color político de quien gobierne. Ambos municipios trabajan con recolección separada y luego trasladan los excedentes (que no pueden vender para reciclar) al sistema de enterramiento.

En el caso de Villa Giardino, es común que los días sábado el municipio canjee a sus vecinos en las plazas públicas compostaje por cartones o papeles. 

Sin embargo este ejemplo no ha llegado a sus vecinos de La Cumbre donde las autoridades municipales no invierten ni le prestan la preocupación suficiente a un tema que de a poco se les ha ido de la mano. La intoxicación a los vecinos con el humo ha obligado a las autoridades judiciales a tomar nota y poner bajo la lupa al actual mandatario.

Capilla del Monte, cuyo municipio atraviesa una histórica crisis institucional tampoco ha aprendido nada y las condiciones del vaciadero son tan pobres como cuando se produjo la catástrofe ambiental en ese sector. 

Comentarios