Barrio San Vicente

Córdoba vivió el Mundial de Payana

sábado, 12 de noviembre de 2022 · 20:05

El jueves 10 de noviembre, “Día de la Tradición”, se llevó a cabo en barrio San Vicente el primer Mundial de Payana.

El viceintentente, a cargo del Ejecutivo, Daniel Passerini, estuvo presente durante la competencia, y recordó que este era uno de los juegos con los que se entretenía y divertía en su infancia “Esta iniciativa me puso muy contento. Me encantó la idea de celebrar nuestra Tradición con un juego tradicional de mi infancia. En los recreos hacíamos competencias con piedras o recortes de hierros. Felicito la iniciativa porque estas son las tradiciones que no tenemos que olvidar ni perder”.

La novedosa competencia estuvo acompañada por los clásicos bailes típicos, shows folclóricos y una feria con productos tradicionales como pastelitos, tortillas y mate.

El Mundial de Payana se realizó con la modalidad de simple eliminación hasta llegar a la gran final. Sobre la explanada del CPC se dispuso de una zona de juego con ocho mesas demarcadas para la competición junto a los elementos necesarios para la competencia, siendo que no se permitió que los participantes concurran con sus propias piedras.

Olga Santoni de 75 años fue la feliz ganadora del Mundial de Payana quien expresó “Juego a la payana desde muy chica, desde los 14 años. Hace mucho que no jugaba, pero nunca me olvidé de cómo hacerlo. Antes de venir a competir estuve practicando y estoy muy contenta por haber ganado”.

¿Qué es la payana?

Es un juego tradicional que se practica con cinco piedras y consiste en ir tomándolas del suelo en distintas etapas, al tiempo que se arroja una de ellas al aire y se vuelve a tomar sin que caiga al piso.

Se comienza arrojando una al aire y levantando una del piso, y luego va subiendo la dificultad, con dos, tres y finalmente intentando levantar cuatro piedras en un solo movimiento siempre arrojando la quinta al aire y tomándola antes que caiga.

En este juego se debe equilibrar cierta cantidad de piedras en la palma extendida de la mano. La idea es lanzar las piedrecillas verticalmente con la palma extendida en posición horizontal y, mientras dura su trayectoria, invertir la orientación de la palma para recibirlas.

El juego va aumentando su dificultad como lo es desde tirar las 5 piedras al suelo, seleccionar una, tirarla hacia arriba y cuando va en el aire tomar una piedra del suelo y recibir la que viene cayendo del aire, para luego en otra etapa tirar una piedra al aire y recoger dos o tres del suelo. Tiene muchas etapas o pruebas que cada vez van aumentando su complejidad.

Comentarios