Carlos Paz: Se extraerá el barro podrido del fondo del San Roque

Aprovechando el periodo de sequía, el municipio comenzó a extraer el barro podrido que se acumuló en el fondo del San Roque como una forma de evitar que el olor nauseabundo inunde las calles de Carlos Paz.
viernes, 06 de octubre de 2017 · 13:45

Carlos Paz. Aprovechando el periodo de sequía, el municipio comenzó a extraer el barro podrido que se acumuló en el fondo del lago San Roque como una forma de evitar que el olor nauseabundo inunda las calles de Carlos Paz. El intendente Esteban Avilés reconoció que los trabajos se enmarcan dentro del Plan de Abordaje para avanzar en el saneamiento del embalse y que se gestiona un crédito de 180 millones de pesos para completar las redes cloacales en la ciudad.

Las cuadrillas municipales se encuentran trabajando en la zona de la Plaza de los Palos, cercana al Puente Carena con el fin de mitigar el daño ambiental que soportan las aguas del río San Antonio.

Los funcionarios aclararon que la extracción de barros ayudará a disminuir el problema pero no será una solución de fondo a la problemática de la eutrofización del lago San Roque. Se trata de un paliativo para adelantarse a la época de lluvia, donde aumentan los caudales de agua y hace más calor, por lo que crece la presencia de cianobacterias y evitar el olor nauseabundo que producen.

El intendente Esteban Avilés junto al secretario de Salud, Rubén López, el coordinador de Salud Pública, Emilio Iosa, y Germán Rivero, director de Servicios Públicos, explicaron en qué consiste el proceso de extracción y de qué manera disminuirá la contaminación y el olor nauseabundo. “Acá fue el estallido de esta problemática, la zona donde comenzó el mal olor y donde cambió para siempre la relación de Carlos Paz con el lago San Roque, porque tomamos mayor conciencia del daño ambiental que sufrimos. Acá también se vio la corrupción histórica del estado municipal con obras que se pagaron y que nunca se realizaron, como las obras de cloacas que pagó casi el 70% de la comunidad en el 2004- 2005, y que nunca se hicieron”; manifestó ayer el intendente Avilés.

El mandatario insistió en que la situación ambiental del lago y alrededores es el resultado de la ausencia de políticas de estado durante 50 años en Villa Carlos Paz. “Nunca fue prioritario para gobiernos anteriores tomar este tipo de decisiones con planificación, con inversiones, con orden. Si se hubieran efectuado las obras de cloacas antes, no estaríamos hoy sufriendo esta situación puntual y grave ambiental que tiene la ciudad. Pero nuestro gobierno retomó la obra que no se había hecho, no le cobramos la obra aquellos que ya la pagaron, y si bien hemos avanzado en diferentes lugares de la ciudad, estamos a la espera de un crédito de 180 millones de pesos para construir en un año todas las obras planificadas en nueve años. Sería determinante para que en el corto plazo, la obra pueda resolverse y vaya de la mano de las necesidades”; destacó a El Diario.

Por su parte, Rubén López destacó: “Uno de los puntos que habíamos planteado nosotros, en reunión con expertos, fue la extracción de barros y de áridos de todo este sector muy afectado con el florecimiento de las cianobacterias. En función de eso, y siguiendo el consejo de expertos, se trazó un plan conjuntamente con las distintas secretarías del municipio que vamos a cumplir”.

Si bien se comenzó a trabajar en la zona del Puente Carena, la intención es realizar tareas similares en otros sectores del río San Antonio. “La prioridad será extraer el barro entre el Puente Carena y el Puente Zilli y además estamos esperando que empresas locales se encarguen de los trabajos. Lo que nos apremia es el tiempo, mientras el lago y la cuenca se encuentran bajas, vamos a poder seguir trabajando. Sin embargo, es prioritario sacar lo que más se pueda”; aclaró Germán Rivero.

Finalmente, el doctor Emilio Iosa se refirió a los plazos de los trabajos y a la forma de extracción: “El trabajo se va a extender todo lo que haga falta, es un momento clave ahora, porque estamos haciendo extracción en seco. Eso es muy importante, porque el dragado no se hace debajo del agua, sino sobre el agua en seco. Esto permite extraer gran cantidad de material que tiene incluso fósforo acumulado desde hace cuarenta años en una zona clave entre el río y el lago San Roque”.

Galería de fotos

Comentarios