Tiene hidrocefalia, le salvaron la vida y ahora lleva juguetes a los hospitales

martes, 08 de octubre de 2019 · 18:53

Córdoba. Pablo Actis tiene 32 años, nació con hidrocefalia y desde hace algunos años, se dedica a juntar donaciones y juguetes para entregarlos a los niños que se encuentran internados en el Hospital Infantil de Alta Córdoba, el Hospital Pediátrico y un comedor de Villa Boedo. Desde el año pasado, se disfraza de Papá Noel para Navidad y reparte regalos a quienes menos tienen, al tiempo que cada vez que juega Belgrano en el Gigante de Alberdi, deja de lado su fanatismo por Instituto y se coloca con una urna en la puerta del estadio, donde pide ayuda a los simpatizantes celestes para colaborar con la familia de Lautaro Molina.

Su condición física le impide caminar con normalidad y fue sometido a varias cirugías, pero eso no le impide visitar varias ciudades de la provincia con una urna donde recoge donaciones que luego reparte en diferentes lugares. Asegura que es una forma de «devolver» las atenciones que recibió cuando era más chico, luchaba por su vida y estaba internado en el Hospital Infantil.

«Me llamo Pablo, tengo 32 años y soy de Córdoba. Hace 4 años que hago acciones solidarias, junto donaciones económicas en una urna para comprar juguetes y darlos al Hospital Infantil, la ex Casa-Cuna y un comedor en el barrio Villa Boedo. Tengo hidrocefalia, una malformación en el cuerpo y estoy buscando trabajo»; contó el joven, quien luego agregó: «Esto lo hago sin perseguir ningún fin, más que devolverle al hospital todo lo que hizo por mí cuando estuve ahí adentro 23 veces».

«Para Navidad me disfrazo de Papá Noel y entrego juguetes en el Hospital Infantil de Alta Córdoba y en otros lugares. Junto a una familia y dos amigos más, ponemos nuestro granito de arena para llevar una alegría a los niños que están internados ahí. Porque hay niños que no los visita nadie y es un forma de ayudarlos»; agregó Pablo, quien también suele recorrer varias ciudades de Punilla.

Consultado sobre su condición física, el joven destacó: «Hago natación para estar bien físicamente y camino mucho, como una hora por día. Yo estuve 23 veces internado en el Hospital Infantil de Alta Córdoba por una operación en la cabeza y tengo una válvula que me permite vivir, estoy muy agradecido y no sabía cómo devolver lo que habían hecho por mí hasta que se me ocurrió esta idea. Es algo muy lindo, yo lo disfruto mucho y una hermosa forma de ayudar a todos los niños».

 

Galería de fotos

Comentarios