Revista La Posta

¿Una nueva terapia?

La cantoterapia es una disciplina creada en Alemania que persigue la curación a través de la propia voz. En Villa Carlos Paz encontramos una especialista. Ella es Maive Sol.
lunes, 02 de diciembre de 2019 · 07:35

Por Gonzalo Baigorrí, Manuela Borghetti, Mora Casado

 

La cantoterapia es una forma de curación a través de la propia voz. “El trabajo que se va haciendo es poner en manifestación fuerzas curativas. Es una forma de curación y también un camino de conocimiento”, así lo explicó Maive Sol, quien desarrolla esta disciplina en Villa Carlos Paz. Esta terapia surge en Alemania. Fue creada por la cantante sueca Valborg Weberck-Svärdström en compañía de Rudolf Steiner y Eugene Kolisko bajo los principios de la Antroposofía. “El canto tiene un potencial muy fuerte, no sabemos cómo valorarlo y mucha gente por ahí no se da la oportunidad de cantar”, dijo la terapeuta.

Esta terapia es muy demandada, ya que según Maive, hay otros tipos de cantoterapia pero desde la antroposofía no hay nadie más que lo haga en nuestra ciudad.

La primera vez que hizo un trabajo a largo plazo fue con una persona diagnosticada con otosclerosis, crecimiento anormal del hueso del oído que genera perdida de la audición. Luego de acompañarla todas las semanas por dos o tres meses, cuando se fue a hacer la audiometría, se registró un cambio en la audición; “se había frenado la esclerosis”. 

Maive comentó que también sirve para ayudar a personas que quieren cantar y tienen mucha vergüenza de hacerlo. Agregó que la cantoterapia va dando seguridad ya que proporciona herramientas a la voz y eso se “transfiere totalmente a tu ser”.  Esta terapia se puede acompañar con la biodanza, porque se trabaja con el cuerpo para lograr elasticidad, especialmente en las zonas implicadas en la cantoterapia. “Es como un brazo que tiene varias ramas. Yo por ejemplo, trabajo siempre antes de cantar con un ejercicio físico para preparar el cuerpo y elastizar desde afuera hacia adentro”, comentó la artista. Luego del estiramiento corporal y de los ejercicios físicos, en cada sesión se realizan actividades de respiración, resonancia y articulación. 

La cantoterapia se puede hacer de forma grupal o individual. La grupal es más general, mientras que la individual es más eficiente y directa. La duración de este proceso depende de la persona, aunque considera que se necesitan aproximadamente ocho encuentros. 

Como ejemplo del efecto de esta terapia, Maive contó una historia que le pareció muy especial. Un médico le recetó a una familia, que tuvo una situación traumática -un robo dentro de su casa- sesiones de cantoterapia, además de medicamentos. La  familia estaba constituida por un papá, una mamá y dos hijas. Las niñas no jugaban más en la parte de la casa donde había ocurrido el hecho. Hicieron por lo menos cuatro o cinco sesiones. La primera sesión que realizaron le dio fiebre a la hermana mayor. “Como que aflojó esa sensación fea que tenía dentro de ella”, dijo Maive, y “después empezaron a sentir mucha más tranquilidad”.

“La voz es un elemento que puede llegar a muchos lugares, que a veces la medicina no llega (...)  yo me sorprendo de lo que de lo que la persona puede transformar. Me siento tranquila de que se transmite el trabajo y que algo pasa en ese lugar para sanar”, reflexionó al finalizar la entrevista. 
 

 

Comentarios