Pandemia

El mate bombo, fabricado en Carlos Paz y furor en el país

jueves, 29 de octubre de 2020 · 13:43

Cuando la pandemia llegó a Carlos Paz, Maxi Brain y su esposa Florencia Suárez se quedaron sin trabajo. Ambos trabajaban en turismo y con la industria paralizada, debieron buscar alternativas para sobrevivir. Con los ahorros que tenían, montaron un emprendimiento que se llama «Siempre MiMate» y lanzaron una serie de productos que hoy venden en todo el país. Una historia que entusiasma en tiempos de crisis y coronavirus.

Su producto estrella es el mate-bombo, una divertida creación que causó furor en las redes sociales y que distribuyen en ocho provincias argentinas junto con varios productos personalizados y artículos en cuero. Además tienen uno de los puestos más visitados en las ferias barriales, la iniciativa que implementó la Municipalidad para que emprendedores carlospacenses tengan la posibilidad de mostrar lo que hacen y generar nuevos ingresos.

Por semana, toda la familia (porque sus dos hijos de 14 y 12 años también los ayudan) fabrican alrededor de 150 mates y los comercializan en las redes sociales y envían pedidos a través de encomiendas a cualquier punto de la Argentina. La mesa del comedor se convirtió en un taller de artesanos y el trabajo una actividad compartida por los integrantes del grupo familiar. «Para comer, tenemos que correr las maderas, los mates y poner el mantel y los platos. Terminamos de comer y se convierte otra vez en un taller»; contó Maxi, durante una entrevista con EL DIARIO.

«Mi señora y yo nos dedicamos al turismo, yo soy conductor y guía turístico y trabajo para una empresa muy conocida. Mi señora trabaja como coordinadora para una empresa de Buenos Aires, nos conocimos trabajando hace dos años y nos agarró la pandemia en el mismo rubro. Que encima será de los últimos en activarse. Los primeros quince días nos sirvieron para descansar un poco, pero luego vimos que la cosa iba para largo y que había que buscar alternativas»; explicó.

«Decidimos emprender algo nuevo. La plata que habíamos ahorrado para nuestras vacaciones, la destinamos a comprar herramientas y mercadería y pagar la comida durante los primeros meses de cuarentena. Ahí comenzamos a fabricar distintos productos y hoy vivimos de eso, porque nos piden de todos lados. El 90% de lo que hacemos, se va a otras provincias»; destacó.

Asimismo, en otro fragmento de la entrevista, sostuvo: «Empezamos con los mates que tienen forma de bombo legüero y soy el único artesano del país que los realiza. Yo trabajo el cuero, hago talabartería y siempre lo hice por hobby, para complacer algún amigo que me pedía alguna billetera y para regalar. Fui aprendiendo mucho y empezamos a sumar otras cosas, como los mates personalizados que hacemos. Cuando alguno de los dos aflojaba, el otro seguía y así fue creciendo este emprendimiento que bautizamos Siempre MiMate, jugando un poco con la idea de que el mate es un regalo, algo como mimarte y que por esto de la pandemia, dejó de ser algo para compartir y se volvió un elemento personal. Ahora cada uno tiene que tener su propio mate».

Sin embargo, durante las primeras semanas, la pandemia no hizo que las cosas fueran fáciles. Maxi relató que tuvieron inconvenientes para conseguir el cuero (que se exporta en su gran mayoría), las distintas herramientas y los materiales como la madera que necesitaban para hacer los mates y que tuvieron que emprender una intensa búsqueda. Una vez que lograron hacerse con la materia prima, se perfeccionaron y lograron una línea de productos que hoy incluye al mate-bombo, los mates personalizados y hoy hacemos cintos, billeteras artesanales, canastas materas y otras cosas más».

En la ciudad de Carlos Paz, «Siempre MiMate» puede encontrarse en las ferias barriales que implementó el gobierno municipal para ayudar a los microemprendedores. «Vendemos nuestras creaciones en las ferias barriales de la economía social. Nos abrieron las puertas y estamos muy agradecidos a Horacio Gigena y a la Municipalidad que nos brindó esta oportunidad de mostrar lo que hacemos. La verdad que se pasaron con nosotros, estamos súper contentos por esta vidriera que nos dieron y mucha gente nos busca y nos compra. Hoy estamos de pie, sosteniendo la familia con lo que hacemos. De la venta de los productos, pagamos el alquiler, el plato de comida y lo básico, mientras vamos adaptándonos a un ritmo de vida nuevo».

Galería de fotos

Comentarios