Coronavirus

Esta es la diferencia entre la fiebre común y el coronavirus

lunes, 16 de marzo de 2020 · 12:14

País.- Los síntomas de coronavirus y gripe tienden a ser más sistémicos. Es decir, afectan todo el cuerpo. Lo cierto es que la enfermedad del coronavirus tiene síntomas en común con otras patologías como la gripe o el resfriado, pero también hay grandes diferencias.

Lo primero que nos da el coronavirus es fiebre, aunque con la gripe también puede aparecer. La tos aparece tanto en un resfriado, como en la gripe y en el coronavirus, la diferencia es que en este caso la tos es seca y continua, como un ataque de tos

Los mocos no son síntomas de coronavirus, al igual que los estornudos o el dolor de garganta. En cambio sí nos cuesta respirar o tenemos muchas flemas si es un síntoma del Covid-19.

En caso de presentar algún síntoma, aunque sea leve, es importante actuar lavarse frecuentemente con agua y jabón o utilizar soluciones a base de alcohol.

Cubrirse la nariz y la boca con el pliegue interno del codo o usar un pañuelo descartable al estornudar o toser.Ventilar los ambientes.

Limpiar frecuentemente las superficies y los objetos que se usan con frecuencia. No automedicarse.
Consultar inmediatamente al sistema de salud, siguiendo las recomendaciones para saber cómo hacer correctamente la consulta.

¿La vacuna contra la gripe es útil contra el coronavirus?

Las vacunas antigripales existentes no impiden que alguien se contagie de Coronavirus. De hecho aún no existe remedio conocido que pueda combatir esta enfermedad. Pero se sabe que los pacientes que más necesitan esas vacunas (los inmunodeprimidos, adultos mayores de 70 años, enfermos crónicos respiratorios, cardiovasculares y renales) son los más afectados por este nuevo virus ya que es donde se produce la mayor mortalidad.

Las personas que integran grupos de alto riesgo y deben recibir la vacuna son: niños entre 6 meses y 2 años de edad, adultos mayores de 65, embarazadas, puérperas, inmunosuprimidos (incluyendo VIH), fumadores, personas con obesidad mórbida, y aquellas con enfermedades crónicas (respiratorias, diabetes, renales, hepáticas, etc). Para no contagiar a los más vulnerables, la vacunación antigripal es obligatoria para el personal de salud y recomendada para docentes, niñeras, cuidadores y empleados de guarderías y geriátricos.


 

Comentarios