Cuadrillas que combatieron las algas: Los otros héroes de la pandemia

martes, 26 de mayo de 2020 · 11:29

Carlos Paz.- Dentro de los héroes urbanos que va dejando la pandemia y que obliga a la población a mantener el aislamiento social obligatorio, se encuentran los nueve integrantes de las cuadrillas encargadas de combatir las algas que se producen en el Lago San Roque y que no tan solo son peligrosas para la salud, sino además su putrefacción emana un olor nauseabundo.

Sin embargo esta temporada todo fue muy distinto. Trabajando cada día de la semana, incluyendo sábados domingos y feriados, los integrantes pusieron todo su empeño en pos de la salud de la población.

Todos pertenecen a la Dirección  de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable que lidera Mónica Martinez. 

Sin vehículos personales para movilizarse, la mayoría de ellos llegaba al trabajo caminando y a lo largo de todo el proceso no tan sólo no se registraron faltas ni llegadas tarde. 

Uno de los hechos mas conmovedores, fue cuando uno de los integrantes de la cuadrilla, mientras trabajaba en la extracción de algas, fue papá. Su hija nació en una clínica de Córdoba y aún no ha podido abrazarla: "sólo la conozco por foto" destacó. 

Fin de temporada 

El pasado viernes, con la llegada de las bajas temperaturas, culminó otra temporada de afloramiento de cianobacterias (algas verde-azuladas). El proceso de eutrofización del Lago San Roque data de muchos años, ya que en sus aguas están registradas poblaciones de microalgas desde 1970. Este es un fenómeno natural que se produce en la mayoría de los lagos del mundo y requiere intervenciones de acuerdo a cada caso en particular. 

Sin embargo, extraer las algas requiere un trabajo artesanal y una dedicación continua, ya que el calor es uno de los factores fundamentales para su proliferación. De esta manera, las cuadrillas deben trabajar desde el agua (con bote) y desde tierra para tirar las redes que atrapan el alga que luego es absorbida por un camión desobstructor, que las deposita en piletones en el moderno Centro Ambiental.

La llegada de líquidos cloacales al lago San Roque, ha sido uno de los mayores problemas que ha debido soportar el San Roque.

Desde el Municipio de Villa Carlos Paz se viene trabajando de manera constante en esta problemática desde el año 2011, haciendo hincapié en la construcción redes de recolección de líquidos cloacales, para lo cual se destinan fondos específicos de la recaudación anual. Para las obras se priorizaron los barrios de mayor densidad y los que más impactan en el lago por su proximidad. Actualmente, aproximadamente el 45% de la población permanente de la ciudad está conectada o en condiciones de conectarse a la red colectora municipal.

Paralelamente al avance en la construcción de redes colectoras de líquidos cloacales, que disminuyen el aporte de nutrientes al lago, desde la recientemente creada Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable se viene trabajando de manera constante con un equipo interdisciplinario de profesionales quienes se dedican al monitoreo, prevención y mitigación de la contaminación de ríos y del lago San Roque. Todas las medidas se toman en consulta y asesoramiento permanente con la Administración Provincial de Recursos Hídricos (APRHi), el Instituto Nacional del Agua (INA CIRSA) y la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales (FCEFyN) de la UNC.


Monitoreo y Camalotes 

Luego de numerosos estudios y ensayos, el Municipio también comenzó a implementar la biorremediación en las zonas donde se presenta mayor desarrollo de cianobacterias, coincidente con las altas concentraciones de nutrientes (nitrógeno y fósforo) provenientes de residuos cloacales domiciliarios y de la materia orgánica que arrastran las crecientes.

Con muy buenos resultados, se colocaron distintas especies de plantas acuáticas conocidas por su capacidad de alta fijación de nitrógeno y fósforo, con el objetivo de que compitan con las cianobacterias y colaboren en el saneamiento de las bahías, disminuyendo también los olores y aspecto desagradables, y mejorando la calidad de vida de los vecinos aledaños.

Por otro lado, el monitoreo del estado del embalse en tiempo real es imprescindible para elaborar las recomendaciones y tomar medidas en forma oportuna, ya que la problemática de floración de cianobacterias, conocida popularmente como “bloom algal” es de una mecánica muy ágil, obligando a respuestas inmediatas y certeras para mitigar sus efectos.

Es por ello que se monitorea constantemente el lago San Roque y sus afluentes. Las observaciones diarias y muestras de laboratorio periódicas en las márgenes del embalse, se complementan con la obtención y procesamiento de imágenes satelitales.

A partir de este seguimiento, se determinan diariamente los puntos críticos para luego intervenir con acciones de mitigación. Las algas se extraen mecánicamente con medios que provee la Provincia. Este año, se observó gran concentración de cianobacterias en las bahías, Playón Municipal, en las inmediaciones del Puente Carena y el nuevo Puente Peatonal, así como en el puente Zilli.

El laboratorio de monitoreo realiza un registro temporal de imágenes del Embalse San Roque, acoplado a un análisis por cada mes de los datos hidrometeorológicos de la región, a fin de poder correlacionar el comportamiento de las cianobacterias en función de estas variables. La toma de datos continua ayuda a generar un posible modelo predictivo y, por lo tanto, la creación de un sistema de alerta temprana.

Comentarios