Villa Carlos Paz

El recuerdo de Franco Amaya y el repudio al asesinato de Blas Correas

sábado, 8 de agosto de 2020 · 11:41

Durante la última sesión del Concejo de Representantes, los ediles carlospacenses repudiaron el asesinado del joven Valentino Blas Correas a causa de un disparo policial y se realizó un minuto de silencio. También se hizo un paralelismo con el crimen de Franco Amaya, ocurrido en Carlos Paz y por lo que todavía se reclama justicia.

El adolescente de 17 años murió durante una balacera desatada por dos efectivos de la Policía de Córdoba el jueves de la semana pasada, en un confuso episodio que se está investigando y por lo que fueron imputados cuatro efectivos de la fuerza de seguridad y hay dos detenidos. Blas Correas recibió un tiro en la espalda por parte de efectivos de la fuerza al atravesar un control vehicular a bordo de un Fiat Argo junto con cuatro amigos. Por el hecho, hay cuatro agentes imputados, dos de los cuales están detenidos.

La fiscalía y el Tribunal de Conducta Policial identificaron a Yamila Martínez, Wanda Esquivel, Lucas Gómez y Javier Alarcón como los agentes que participaron del procedimiento. Los dos hombres quedaron detenidos e imputados del delito de «homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego» luego de admitir que efectuaron los disparos contra el automóvil Fiat Argo.

La concejal Natalia Lenci pidió apartarse del reglamento antes que terminara la sesión y manifestó su enérgico repudio al crimen, exigió que sean condenados los culpables y dijo que se trató de otro caso de «gatillo fácil». «En nuestra ciudad tuvimos el caso de Franco Amaya, pido un minuto de silencio»; recordó.

En nuestra ciudad, el caso trajo al presente el recuerdo de Franco Amaya, un joven que se trasladaba a bordo de una moto en la calle Los Gigantes y murió baleado por el policía Rodrigo Velardo Bustos, quien se encontraba alcoholizado la noche del 22 de febrero del 2017 y fue sentenciado a 12 años de prisión.

Franco iba con su primo y perdió la vida a causa del accionar de un uniformado que se había egresado hace apenas 6 meses de la Escuela de Policía. Velardo Bustos estaba acompañado por José Ezequiel Villagra de 23 años, quien prestaba servicio desde hacía apenas 2 meses, estaba a cargo del control y fue acusado de haber impedido que fuese auxiliado el joven.

Ambos casos comparten varias similitudes, los dos jóvenes fueron muertos por disparos policiales en extrañas circunstancias, en puestos de control y a causa de un accionar cuestionable y criminal. El asesinato de Blas Correas vuelve a poner en tela de juicio los protocolos de seguridad, el accionar desmedido y el rol de las fuerzas de seguridad, al punto que -ante este último suceso- fue removida la cúpula de la Policía de Córdoba. 

Comentarios