Cumple 90 años el creador de la «tutuca»

Alcides Ernesto Klenzi le dijo a EL DIARIO que su estado de salud es óptima y si la pandemia se lo hubiera permitido haría una gran fiesta.
lunes, 21 de septiembre de 2020 · 10:43

Carlos Paz.- Alcides Ernesto Klenzi, el creador de la "Tutuca" cumple hoy 90 años de edad y le contó a EL DIARIO que por no ser por el efecto de la pandemia hubiera organizado una gran fiesta: "en enero me juné con amigos y familiares en San Carlos (Santa Fe) y allí surgió la idea de hacer algo grande y con todos los afectos, pero apareció este tema de la pandemia y nos aguo la fiesta" señala con una gran sonrisa. 

Klenzi, nació en un campo en San Carlos Sur en la provincia de Santa Fe. Tras el servicio militar, se instaló en la localidad de La Falda, donde conoció a José Fernández y Alfonso y Jaime Betancur (padre e hijo de origen boliviano): "una tarde (Fernández que tenía un kiosco) me dijo mirá Ernesto este producto lo están haciendo unos bolivianos y me parece que puede andar´ (era la tutuca).

Al principio me imaginé que nunca podía funcionar, pero luego me entusiasmó la idea de hacer algo alternativo y comenzamos a experimentar con el producto hasta que le encontramos la vuelta.

"La Tutuca" es maíz común, de esos que comen las gallinas" grafica y continúa: "Los bolivianos tenían una pequeña vasija de hierro redonda que la calentaban con sopletes y luego de 10 minutos cuando le liberabas la presión el maíz se inflaba. Luego le incorporamos algunos aditivos para hacerla dulce. Nos salía muy rica", asegura y se ríe.

A los 90 años, Klenzi señala que tiene expectativa de mantenerse con la misma energía que lo ha mantenido de pie y activo hasta el día de hoy: "vivo solo, todos los veranos me voy a Santa Fe y luego un  par de semanas a Brasil. Este año tuve suerte de llegar al país dos días antes de que se cerraran las fronteras. Ni bien pase todo esto voy a festejar estos 90 años que tanto trabajo me costó llegar" concluye.  

La marca de su destino

Klenzi se transformó en poco tiempo en uno de los mayores distribuidores de golosinas de la provincia, ya que proveía a las principales ciudades. "Yo tenía muchos amigos en La Falda, pero uno en especial que era José Fernández. Le vendía golosinas para un kiosco que él rentaba. Una tarde me dijo ´mirá Ernesto este producto lo están haciendo unos bolivianos y me parece que puede andar´ (era la tutuca). Al principio me imaginé que nunca podía funcionar, pero luego me entusiasmó la idea de hacer algo alternativo y comenzamos a experimentar con el producto hasta que le encontramos la vuelta. "La Tutuca" es maíz común, de esos que comen las gallinas" grafica y continúa: "Los bolivianos tenían una pequeña vasija de hierro redonda que la calentaban con sopletes y luego de 10 minutos cuando le liberabas la presión el maíz se inflaba. Luego le incorporamos algunos aditivos para hacerla dulce. Nos salía muy rica", asegura y se ríe.

En principio, "la tutuca" fue colocada en pequeñas bolsistas de plástico llevadas a la escuela Mateo Molina ubicada en la Avenida Edén: "Nosotros íbamos muy temprano y esperábamos que los chicos ingresaran a la escuela para regalarles. Un día le llevamos una bolsa grande a la escuela y se la vendimos al kiosco. A los dos días duplicaron la compra y al poco tiempo se llevaban casi la producción entera, por lo que nos dimos cuenta que el tema lo teníamos que tomar en serio y darle la importancia de la demanda" asegura.
 
Las primeras publicidades

Klenzi y sus socios hicieron imprimir un folleto (ver foto) que distribuían a la salida de las escuelas. Luego comenzaron a ofrecerlo en otras localidades vecinas a la ciudad de La Falda. "Yo tenía la distribución más grande de golosinas de la provincia por lo que vender la tutuca me resultó muy fácil. Sólo era cuestión de ofrecerla. Ahí es cuando el producto se masificó y cuando decidimos con mis socios mudarnos a la ciudad de Córdoba e instalar una fábrica. La demanda ya era nacional".

Los primeros lugares en comercializar la tutuca fueron Capital Federal, porque allí vivía el hermano de uno de sus socios, y luego Mendoza y San Juan. "Cuando el producto se masificó, ya tuvimos que montar una logística para venderlo y distribuirlo. Por ejemplo debimos apelar a los trenes de carga para enviarla" recuerda.
 
¿Por qué tutuca?

Las culturas preincaicas ya elaboraban palomitas de maíz bastante antes de la llegada de los españoles, incluso se encontraron restos de ellas en tumbas. Nuestros nativos tiraban maíz (un producto netamente americano) al fuego y eso comían. En 1948, se hallaron palomitas de maíz en cuevas de murciélagos de Nuevo México (EE.UU.), que fueron datadas del 3600 a.C. Cristóbal Colón notó que los aborígenes americanos hacían sombreros y corpiños con palomitas de maíz, que vendían a los marineros.

Alrededor del año 1612, los exploradores franceses documentaron que los indios iroqueses hacían explotar maíz en potes de arcilla, utilizando arena ardiente. También informaron que durante una cena iroquesa, se consumía cerveza y sopa hechas a partir de palomitas de maíz.

Sin embargo, en la zona de la Puna norteña, los ciudadanos fueron probando diversas formas de explotar el maíz, hasta que en Bolivia lo hacían en cápsulas de hierro calentadas con sopletes. Esa técnica es la que llega a La Falda y es perfeccionada para luego ser comercializada.

Comentarios