Apuntan a un gremio nacional y a sectores de oposición

La trama oculta detrás de la crisis en el hospital de Carlos Paz

Dejarán sin atención al Hospital Sayago y aseguran que se busca desgastar al gobierno municipal y debilitar al Sindicato de Trabajadores Municipales.
martes, 5 de enero de 2021 · 18:36

Tras confirmarse que mañana se realizará un paro por tiempo indeterminado que afectará la atención en el Hospital Sayago, voceros del Palacio «16 de Julio» calificaron como «desproporcionado y malintencionado» el reclamo que lleva adelante un grupo de trabajadores junto con el gremio nacional ATE y dirigentes opositores al gobierno municipal. Sostienen que se trata de una «movida desestabilizadora» que atenta contra la salud de Carlos Paz, que se lleva adelante en plena pandemia y sin consideración por la población y que sólo persigue «fines electoralistas».

En ese sentido, identificaron como algunos de los impulsores de las acciones al ex director del hospital municipal, Gabriel Sánchez; al ex Defensor del Pueblo, concejal y secretario de Salud durante el gobierno de Carlos Felpeto, Alejandro Luchessi; a Silvia Maggi (ex pareja Mario Romero, candidato a concejal de Mario Sansone); a la denominada mesa multisectorial que responde a Carlos Caserio y a militantes vinculados al propio Felpeto, al ex candidato a intendente Emilio Iosa y a la Coopi.

Asimismo, desde el Sindicato de Trabajadores Municipales denunciaron una intromisión de la Asociación de Trabajadores del Estado (que no ha sido reconocida por el gobierno ni la justicia) con la intención de afiliar al personal que se desempeña en la Municipalidad y contra un gremio que ostenta «una importante historia de lucha y compromiso con sus afiliados que ha logrado cosas muy importantes». «Así como nosotros no podemos salir a afiliar trabajadores de dependencias nacionales ni provinciales, ellos no pueden desembarcar en Carlos Paz ni en ningún otro municipio con la intención de avasallar a nuestro gremio y tratar de vaciarlo. Únicamente han desembarcado en ciudades donde han tenido la cuña política del intendente de turno»; aseguraron.

El concejal Sebastián Guruceta concedió una entrevista a EL DIARIO, donde manifestó: «Estamos ante un reclamo irregular y desproporcionado, que se concreta en medio de la pandemia y que es impulsado por sectores de oposición que están bien identificados y han utilizado a los trabajadores de la salud para sus intereses oscuros. El municipio siempre ha tenido un trato de madurez con el sindicato, aumentos salariales y reconocimientos de reclamos históricos para el sector de salud: como el otorgamiento de un aumento del 45% en el 2019 y luego se reestructuró toda la situación financiera del municipio. El intendente bajó su sueldo y los sueldos de los funcionarios un 50%, no se dieron aumentos, se disminuyeron horas a contratados (a excepción de personal de salud, inspectoría y acción social), se flexibilizaron las deudas con moratorias y descuentos y se recaudó casi un 90% menos. Evidentemente, el estado no puede asumir los aumentos de sueldos que pretenden algunos».

«Son sectores que llevan adelante un reclamo desproporcionado, si uno viene otorgando aumentos acorde a la inflación y es el único municipio de Córdoba, si se les está dando prioridad  a sus reclamos históricos y les dimos 14 o 15 puntos de lo que venían pidiendo, debemos reconocer que hubo un esfuerzo. Hemos tratado que ese impacto económico sea a partir del 2021, hoy estamos hablando de salarios de 70 mil a 100 mil pesos, no son sueldos paupérrimos los que se están pagando. Los reclamos no ameritan la virulencia de las medidas que se están tomando y eso lo comprendió el sindicato, porque no sólo el personal de salud están en riesgo: el 70% de los infectados que tenemos en el municipio corresponde a otras áreas porque trabajan en inspectoría y desarrollo social y han tenido una activa participación en la contención de la pandemia. Todos merecen un aumento del sueldo, pero el año pasado no estábamos en condiciones de darlo. Por la gestión del sindicato, se pudo lograr un 5% de aumento en diciembre para la remuneración y el aguinaldo»; agregó.

«Esta situación que identificamos como desproporcionada, está vinculada a sectores políticos y no es un reclamo únicamente laboral. Vemos que la caravana fue protagonizada por la Cooperativa Integral que está en una situación de beligerancia con el municipio, que la Multisectorial que los respalda responde a Caserio, Felpeto, Iosa y toda esta gente que han cargado de lo más sucio de la política al reclamo y por último, el desembarco en Carlos Paz de una asociación gremial como ATE que intenta desplazar de forma violenta a un sindicato que hace muchísimo tiempo que está en la ciudad y representa a la mayor cantidad de afiliados dentro del municipio. Evidentemente, cuando uno ve cómo se comportó el municipio con el sindicato, los reconocimientos a los puntos planteados desde salud (como que se tiene en cuenta la antigüedad para entrar en planta permanente, que las locaciones se han equiparado a los contratos, que se jubilan con categoría 18 y no con categoría 13, que los radiólogos antes cobraban por 24 horas y hoy lo hacen por 35 horas y trabajan 24 horas, que se ha restructurado las estructura del hospital y se sumaron mejoras) resulta poco creíble que estemos, apenas comenzado el mes de enero con actos de violencia, paros, asambleas y no es correlativo lo que se está reclamando con las medidas que se tomaron»; explicó Guruceta.

En otro fragmento de la entrevista concedida, aseveró: «No hubo despidos, sólo se despidió a la persona que agredió al secretario de Salud, Julio Niz, y que todos hemos visto en video. El secretario y la directora del hospital cobran menos remuneración que algunos de los médicos que trabajan en el hospital, porque se rebajaron sus sueldos. Esa persona que agredió sin justificación y cuando el secretario ni siquiera se ha defendido, ha sido el único despedido. Hubo trabajadores a quienes no se les renovó el contrato y de un personal de salud de casi cuatrocientas personas, estamos hablando de siete u ocho persona. Es decir, no estamos ante una situación de despidos masivos (como se pretende hacer creer a la sociedad), no hay persecución contra nadie y simplemente vemos un estado que se está preparando para una situación compleja como la que vamos a vivir este año en un contexto muy complicado. Es una situación incomprensible la que se está viviendo. Nuestro hospital no es un hospital Covid-19, el único hospital Covid es el Domingo Funes, pero estamos atendiendo a casi un 70% de personas que vienen de otras localidades, entonces somos un hospital municipal que en realidad funciona como un hospital regional. Tiene sueldos entre los 70 mil y los 100 mil pesos que son razonables para un nosocomio de estas características».

«Volvemos a reiterar, estas acciones pueden resentir y perjudicar la actividad turística, pero son acciones politizadas por personajes que todos conocemos, como el señor Luchessi que abiertamente trabaja para un candidato y otras personas que defienden posiciones políticas electoralistas. Este entramado político que alcanza a varios ex candidatos a intendentes, se complementa con la intromisión de ATE en perjuicio de un sindicato como el STM que está consolidado desde hace años y tiene representación sindical provincial y nacional. Tendrán que dirimir las cuestiones entre los sindicatos, que obviamente tendrá prioridad el STM sobre este avasallamiento de derechos de parte del ATE. Si recurren a la justicia, seguramente tendrá una contención judicial, porque el sindicato municipal no se mete en cuestiones nacionales como ATE. En el ámbito municipal, no se puede meter el ATE porque en la Provincia de Córdoba hay cientos de sindicatos que defienden a los trabajadores municipales. Para nosotros, ATE no tienen representatividad y los movimientos y las asambleas que están haciendo son ilegales por no contar con la contención sindical que requiere el marco institucional»; completó Guruceta.

Comentarios