Científicos se despegaron de la denuncia penal

Carlos Paz: Desmienten que haya coronavirus en el lago San Roque

Desde el Instituto de Virología de la UNC calificaron como una «locura» solicitar el cierre de ríos y balnearios.
lunes, 22 de febrero de 2021 · 15:46

El intendente Daniel Gómez Gesteira se reunió esta mañana con las investigadoras del Instituto de Virología Dr.José María Vanella de la Universidad Nacional de Córdoba, quienes llevaron adelante una investigación que encontró restos de Sars-Cov2 en las aguas residuales de Villa Carlos Paz. Las científicas desmintieron la presencia de coronavirus en el lago San Roque, se despegaron de la denuncia penal que hicieron dirigentes opositores contra el municipio y la provincia, y calificaron como una «locura» pedir el cierre de balnearios y áreas recreativas costeras.

Tras el revuelo que se desató la semana pasada por la supuesta presencia de COVID-19 en el embalse y sus afluentes, la directora del Instituto de Virología de Córdoba, Silvia Nates y la doctora Gisella Massachessi aseguraron que los estudios realizados en la UNC arrojaron resultados negativos y que no se detectó el virus en las aguas del San Roque.

En ese sentido, sí reconocieron que se encontraron rastros del Sars-Cov2 en los líquidos cloacales que ingresan a la planta de tratamiento de Villa Carlos Paz y que podrían contaminar aguas superficiales, pero que, al día de la fecha, no se encontró nada en el embalse ni en los cauces que lo alimentan.

De esta forma, salieron al cruce de la afirmación realizada por el médico sanitarista Emilio Iosa y el concejal Daniel Ribetti, quienes la semana pasada encabezaron una conferencia de prensa y radicaron una denuncia penal contra las autoridades municipales y provinciales por la contaminación del embalse afirmando que había coronavirus en el lago.

«La denuncia no está fundada en nuestro informe, cuyo principal valor es monitorear fehacientemente y mediante el análisis de aguas residuales de Córdoba Capital, Villa Carlos Paz, La Falda y Villa Giardino la situación epidemiológica que vive la región y la circulación del virus en nuestra sociedad. El estudio que llevó adelante un importante equipo multidisciplinario, fue subsidiado con fondos nacionales y es un reflejo del virus en nuestra población, porque sabemos que el virus  Sars-Cov2 se excreta a través de la materia fecal», sostuvo Nates.

«Sí se pregunta si el virus puede impactar en aguas superficiales (como podría ser el lago San Roque), puede. Lo cual no significa que haya sucedido, todas las pruebas que hicimos revelan que no hay nada en el embalse. Algo que está en las redes cloacales indudablemente que puede llegar a los cursos de agua, pero no lo ha hecho. El doctor (Emilio) Iosa colabora con nuestro Observatorio de Salud, fue quien nos proveyó las muestras tomadas desde octubre del año pasado en ocho puntos distintos del lago y sus afluentes como el río San Antonio y el río Cosquín, que no arrojaron resultados positivos. No se ha detectado coronavirus y queremos aclarar que la denuncia que se hizo la semana pasada, no está fundada en nuestro informe»; añadió.

Consultada sobre el pedido que hizo Iosa para que se cierren los balnearios y los sectores costeros, consideró: «A nadie en este mundo se le ocurriría pedir el cierre de un centro recreativo por la supuesta presencia de COVID-19, porque la legislación para determinar si un agua es apta o no, se sustenta en una legislación sobre los niveles de carga bacteriana, no sobre la supuesta presencia de virus. Los virus no están en los parámetros para calificar un cuerpo de agua como apto o no apto. Si no hay virus es una locura que cierren los balnearios».

Gómez Gesteira recibió esta mañana (acompañado por el secretario de Gobierno y Coordinación, Darío Zeino; el secretario de Salud Pública, Julio Niz y el secretario de Desarrollo Urbano Ambiental, Gustavo García Setti) al epidemiólogo Ernesto Jakob y al investigador Carlos Catalini, a la Secretaria de Ciencia y Tecnología de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC, Dra. Mariela Ponzio, a Nates y Massachessi, a quienes interiorizaron sobre las acciones que se realizan desde el 2011 para el cuidado del ambiente, el saneamiento y la mitigación del lago San Roque. Además, se establecieron lazos de colaboración entre el Gobierno de la Ciudad y el Instituto Vanella, acordando estrategias para aplicar a las zonas de uso recreativo de la cuenca, que refuerzan las mediciones y monitores periódicos que realiza el municipio sobre los cursos de agua y el embalse, junto al INA CIRSA.

El equipo del Instituto de Virología J. M. Vanella, de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, lleva adelante un monitoreo ambiental para la detección del coronavirus en la red de cloacal de la ciudad de Córdoba y algunas localidades de Punilla.

Galería de fotos

Comentarios